Si no puedes con el enemigo, únete a él: redes sociales