8.0
Score

Final Verdict

Rural France consiguen dar con uno de esos trabajos que se pasan en un suspiro. Y no porque tan solo dura 25 minutos, sino porque su pop y rock y lo-fi no puede ser más directo, melódico y pegadizo.

Un buen día, Tom Brown y Rob Fawkes, más conocidos como Rural France, decidieron que ya era hora de dejar Londres y mudarse al campo. Y allí, en mitad de una ola de calor, y con una buena dosis de cervezas en el cuerpo, compusieron las canciones que terminarían formando su segundo trabajo. Además, lo hicieron de la forma más casera posible, ya que se grabaron en el garaje de uno de ellos, y con una sola premisa: si suena bien, es bueno. 

RF’ es un trabajo directo en el que dejan bien claras sus influencias – The Beach BoysGuided By Voices y Teenage Fanclub están entre ellas-. Y la verdad es que hay que reconocer que no parece que estemos ante un álbum grabado de una forma tan casera. El sonido lo-fi está ahí, pero no es el gran protagonista. Si lo son sus melodías soleadas, los estribillos pegadizos, y las guitarras algo sucias. A lo que hay que unir el hecho de que sus canciones están compuestas en esos días calurosos y conservan su calidez. 

Uno de los puntos fuertes de este álbum es lo bien que combinan sus influencias. Algo que se puede apreciar nada más empezar con “Clementine”, que empieza fijándose en Brian Wilson y acaba con una guitarra de lo más sucia que se acerca bastante al indie-rock de los noventa. Y así siguen en la estupenda “Teenage Tom Petty”, en la que no tienen ningún problema en rimar confeti con Tom Petty, y en la que se van hacia los Guided By Voices más pop. Una banda de la que es imposible no acordarse cuando escuchamos otros temas del álbum, como es el caso de “Sling Yr Hook” y “Stolen Beer

Aunque no pierden el tono melódico en todo el álbum, y en temas con una buena dosis de distorsión, como es el estupendo “Hosepipe Ben”, si es cierto que dejan su lado más pop para el tramo final. Es en los últimos temas del álbum donde nos encontramos con esa influencia confesada de Teenage Fanclub. Y la verdad es que les sienta de maravilla, porque cortes como “You Haven’t Been In Love” y “Runner-Up” son una auténtica delicia. Bueno, en realidad todo el disco lo es.