Abrió la noche el vocalista del grupo Beezewax y uno de los grandes compositores de la escena europea actual, el noruego Kenneth Isaak. Éste, que había iniciado su gira en nuestro país dos días antes en Barcelona, presentó su disco en solitario “Silver lightning from a black sky“. Concierto corto y atemporal, como suelen ser sus composiciones, fuera de modas y de hypes aunque no nos engañemos, la que suscribe lo prefiere con su grupo. En solitario es más que correcto… pero los Beezewax… son grandes, muy grandes.

Y llegamos al anfitrión de la noche. Danny Richter presentó su último álbum como Richter y no lo hizo solo. Todos los músicos que formaron parte de la grabación de su último y más folky trabajo le acompañaron en el escenario del Moby Dick. Esta larga lista de acompañantes se tradujo en una variedad de sonidos y riqueza de harmonías que nos transportaron a la mismísima Route 66. Violoncello, bajo, harmonium, banjo que nos hicieron disfrutar de un concierto de lo más acústico.

Fue un buen inicio para el fin de semana. Esperemos que también lo sea para el disco que se presentaba, los músicos y para ese colectivo que me tiene admirada, Fikasound.