7.8
Score

Final Verdict

Un trabajo que se mueve en los terrenos habituales del grupo, quizás un poco más luminoso, el mejor posiblemente desde mediados de la década de los 2000, con la dicotomía habitual del grupo entre el desasosiego y la esperanza.

Tras un largo periodo de casi 10 años en los que Placebo tan solo contentó a sus fans con diversos lanzamientos “b-sides”, y, el unplugged de rigor, nos entregan un nuevo trabajo con temas nuevos Never Let Me Go (2022) el cual en una primera y rápida escucha parece ser un evidente y simple ejercicio de nostalgia, pero que si le prestamos el pertinente detenimiento, deviene en un trabajo sólido que eleva en mucho el listón del anterior y totalmente evitable,  Loud Like Love (2013), qué acertadamente, en su día, pasó sin pena ni gloria.

En este octavo álbum, ya reconvertidos a dúo, parece ser de forma definitiva, observamos una mayor preminencia de los teclados y arreglos electrónicos, a pesar de la esporádica aparición de algún que otro tema pop como “Try Better Next Time”, con una de las mejores letras del álbum, sobre el medio ambiente y el decepcionante proceder de la humanidad, alguna escapada algo mas guitarrera, pero con peor literatura, como “Hugz”, o la orquestal “The Prodigal”, en un registro nada habitual con un tono, sorpresivamente, casi alegre.

Pero no nos llevemos a engaño, nos encontramos con un trabajo que rezuma Placebo por todos los costados y que como tantos de los trabajos pandémicos que van apareciendo,  nos muestran una evidente desilusión generalizada con la sociedad moderna actual, pero siempre con pequeños destellos de esperanza.

En cuanto al resto de los cortes que integran el trabajo tras los tres ya reseñados con anterioridad, debemos destacar el primer single “Beautiful James” con un sonido totalmente familiar y reconocible, con las habituales melodías de los sintetizadores y las guitarras, que podría haber compuesto tranquilamente uno de los primeros trabajos del grupo y que nos hace olvidar rápidamente el inicio del álbum “Forever Chemicals”, tema entre industrial y alternativo que no acaba de convencer del todo.

Como está ocurriendo con relativa frecuencia en ésta época post pandémica, encontramos cortes que nos hablan sobre la privacidad “Surrounded by Spies”, con un inicio muy correcto pero se nos hace un poco repetitiva en los más de 5 minutos de su desarrollo; sobre el brexit, Chemtrails; o, sobre temas ya habituales en Placebo, como demonios varios, escorpiones y serpientes, en la potente “Twin Demons”.

En su parte final, se convierten en más introspectivos, con la melancólica “This Is You Wanted”, con “Went Missing” un medio tiempo que quizá hemos ya escuchado demasiadas veces, cerrando con la magnífica “Fix Yourself”, una balada que parece querer corregir el “Fix You” de Coldplay (para que vamos a intentar ”arreglar” a otro, cuando primero nos debemos ”arreglar” a nosotros mismos).

Debemos reseñar, para no llevarnos a engaño, que ha restado sobradamente acreditado que había muchas ganas de escuchar nuevamente a Placebo, ya que Never Let Me Go (2022) alcanzó en Reino Unido Top 3 en ventas, algo que nunca habían conseguido, ni siquiera en aquellos inicios tan populares y reconocidos.

Es definitiva, es un trabajo que se mueve en los terrenos habituales del grupo, quizás un poco más luminoso, el mejor posiblemente desde mediados de la década de los 2000, con la dicotomía habitual del grupo entre el desasosiego y la esperanza (observable con un vistazo a la portada del álbum), que sinceramente no creemos que vaya a conseguir nuevos “clientes” para la formación, pero gustará y alegrará a todos los seguidores de la banda, produciéndoles un mas que agradable reencuentro con su Placebo.