7.9
Score

Final Verdict

‘Alpha Zulu’ es un disco notable que nos devuelve a esos Phoenix capaces de dejarte media docena de hits incontestables en un solo álbum. De hecho, se podría decir que es su mejor trabajo en más de una década.

Phoenix es una banda que está asociada a una época. El grupo de Versalles forma parte de toda esa generación de bandas que, con el nuevo siglo, llevó la escena “indie” al éxito masivo. De hecho, cuentan con varias canciones que no deberían faltar en ninguna lista que repase aquella época. Pero sí es cierto que, en sus últimos trabajos, la banda francesa ha querido distanciarse de todo eso. Quizá, porque eran conscientes de que, como cualquier moda, tenia fecha de caducidad. Y, como pasa con cualquier movimiento, también hay muchas posibilidades de que, con los años, haya un revival. Algo que, más o menos, se está cociendo, y a lo que puede ayudar su nuevo álbum, porque sí es cierto que, en él, recuperan buena parte de su sonido más característico.

Uno de los hándicaps de Phoenix es lo franceses que pueden llegar a ser. Su pop triunfa en todo el mundo, pero lo hace sin perder su esencia francesa. Ese rollo un tanto “arty” y del viejo continente que tienen sus letras, hace que, por lo menos, su propuesta sea un tanto más personal. Algo que en este ‘Alpha Zulu’ se multiplica, ya que estamos ante un trabajo grabado en Musée des Arts Décoratifs del Louvre. Allí, rodeados de belleza, como dice la propia banda, se metieron durante el confinamiento. Aunque no todos, porque Thomas Mars, su cantante, tuvo que ensayar estas canciones desde Los Ángeles y vía videoconferencia. Además, tuvieron que lidiar ellos mismos con la producción después de la muerte de Philippe Zdar, el que siempre ha sido su productor, y casi el quinto miembro del grupo.

Una de las pruebas de que Phoenix quieren echar la vista atrás, es una canción como “Tonight”. Aquí se centran en ese pop un poco sintético, pero en el que no faltan las guitarras, que les hizo brillar allá por 2009. Y para rematar la jugada y ayudarles en su propósito, invitan a Ezra Koening, líder de Vampire Weekend. No es el único tema en el que se van por ese camino. De hecho, en “After Midnight”, se acercan mucho más. O en la menos efusiva “Season 2”. Incluso en la curiosa y juguetona “Alpha Zulu” se dejan llevar por esos días pasados de gloria. Y hay que decir que han acertado de pleno, porque estamos ante unos temas que funcionan y entretienen. Que, al fin y al cabo, es de lo que se trata.

Con el tiempo, los discos de Phoenix se han ido llenando de capas sintéticas que han dado a su pop un empaque más o menos actual. Aunque sea mirando a los sobados ochenta. Es un sonido del que tampoco se han querido olvidar aquí. Solo hay que escuchar esa pequeña delicia llamada “Artefact”, que los mete de lleno en una new-wave muy pop, la cual les sienta de maravilla. O la sedosa y envolvente “My Elixir”, que nos muestra a los franceses dejándose llevar por las cajas de ritmos. Algo que también ocurre con “Identical”, un estupendo tema en el que se acercan bastante a la pista de baile. La única pega es que ya la tenemos un poco quemada, porque hace más de dos años que la editaron como parte de la banda de sonora de la películaOn The Rocks’.