8.5
Score

Final Verdict

En 2021, North Mississippi Allstars obtuvieron su cuarta nominación a los Grammy Award for the Best Contemporary Blues Album por “Up and Rolling”, 2019; de nuevo, con ‘Set Sail’ se vuelven a superar. Ellos mismos dicen que su sonido se puede denominar modernismo primitivo; es decir, una suerte de fusión de lo nuevo y lo antiguo, lo tradicional y lo futurista, a la vez.

Activos desde 1996, y alcanzada la docena de álbumes publicados, los hermanos Dickinson, Luther, guitarra, y Cody, batería, también ejercen como productores de un ramillete de canciones que son una gozada. ‘Set Sail’ es una síntesis de americana, a partir de una lectura del r&b/soul moderno, muy góspel y despojado de la hojarasca –era tentador sobreproducir cuerda y vientos– en que podría haber caído el  álbum, que aspira a permanecer en el tiempo. Desde su acertada simplicidad, hasta su claridad expositiva tanto lírica como musical en distintos géneros ligados al rock sureño, en que desean expresarse los hijos del productor Jim Dickinson, una gloria del género. 

El trabajo, un compendio de midtempos, como en los mejores discos que anclan su esencia en las músicas de raíz, coge vuelo en la sinuosa cadencia del mejor r&b añejo en la inicial “Set Sail, Pt. 1”, con un Luther primoroso con la slide, tan soul y espiritual, al estilo de Mavis Staples, como en See the Moon”, una de esas canciones que hacen grandes a bandas como esta. Y te gana en la siguiente, “Bumpin’ ”, una suerte de blues evolucionado, en que las líneas de guitarra y batería –Cody, un metrónomo– son cristalinas; además, uno de los nuevos fichajes del grupo, el cantante Lamar Williams Jr, hijo del fallecido bajista de Allman Brothers, se supera dando un paso más en las tonalidades del universo soul del álbum, que hasta ahora solo lucían en la voz de Sharisse Norman, cómplice habitual de los Dickinson. El cuarteto lo completa el recién incorporado, el bajista Jesse William, sin relación de parentesco con el cantante, conocido por su impecable pulso rítmico. 

Un halo de leyenda del Memphis soul como Al Green, estrella de Hi-Records, asoma cuando llega el turno de William Bell, otra estrella, pero de la competencia, Stax Records, que se basta para alimentar una pócima de retro-soul, digna de su rival, en Never Want to Be Kissed”. 

En 2021, North Mississippi Allstars obtuvieron su cuarta nominación a los Grammy Award for the Best Contemporary Blues Album por “Up and Rolling”, 2019; de nuevo, con ‘Set Sail’ se vuelven a superar. Ellos mismos dicen que su sonido se puede denominar modernismo primitivo; es decir, una suerte de fusión de lo nuevo y lo antiguo, lo tradicional y lo futurista, a la vez. Ahora, la calma es su distintivo. En esa tesitura, la geografía musical del grupo admite el rap y el jazz. La variedad de estilos no confunde, al contrario, enriquece el resultado final, que resulta rompedor. Sin olvidar unas letras surgidas del imaginario rural, que remiten a las emociones y los ancestros, “Outside” y “Didn’t We Have A Time”, que cierra la cara A del vinilo son un ejemplo. 

Los arreglos de viento y cuerda revisten la mística sureña de piezas como Set Sail, Pt. 2”, y el juego entre la sección rítmica y las voces en  “Juicy Juice” va directo al espíritu de cualquier bailador. Williams Jr domina la cadencia blues/soul/r&b. Los grandes como él saben cómo cocinar el groove en “Rabbit Foot”, que, según el guitarrista y letrista, habla del legado de su padre. Y la lírica en la tune final, “Authentic”, que se viste de góspel con la participación de John Medeski, al piano eléctrico Wurlitzer y el órgano Hammond B3, más las voces de Lucia e Isla Dickinson, hijas del guitarrista. Todo un viaje que sirve para zarpar conforme suben las aguas de las músicas de raíz, conocidas, como americana.