8.4
Score

Final Verdict

Nilüfer Yanya se confirma como una de las mejores artistas de esta generación con 'PAINLESS', una colección de canciones sin fisuras en las que nos muestra todo su talento para desenvolverse en un buen montón de estilos diferentes. Si este trabajo no la convierte en una estrella, es que el mundo de la música está peor de lo que pensábamos.

Nilüfer Yanya puede presumir de contar con una carrera que no tiene ningún bajón. Tanto sus primeros singles, como su álbum de debut, son sobresalientes. Además, tiene un directo que ya quisieran muchos artistas con bastante más experiencia que la suya. Y a esto tenemos que añadirle un nuevo trabajo en el que demuestra una seguridad aplastante para una artista tan joven. Algo que no es fácil cuando se trata del siempre complicado segundo álbum. Pero ella no solo pasa la prueba con nota, también elimina los pocos defectos que tenia su debut, y entrega un nuevo disco sin fisuras que lo supera.

La única pega que se lo podía poner al primer álbum de Nilüfer Yanya, es que no era muy coherente. Sus canciones, que eran excepcionales, pasaban de un estilo a otro sin darte ningún respiro. De hecho, es algo que ella misma vio, ya que metió unos interludios para darle algo de esa coherencia que le faltaba. Algo que no pasa en este ‘PAINLESS’. Aquí todo casa a la perfección, y puede que sí que se eche en falta algún hit de indie-rock tipo “In Your Head”, pero no es algo que lastre el resultado final.

Se podría decir que esta colección de canciones que hablan del dolor es un tanto más reposada, un poco más electrónica, y bastante más íntima. Lo que no quita para que de vez en cuando se salga de la tangente y entregue algunos temas más directos. Ahí está “the dealer”, que abre el disco con un ritmo de lo más contundente y bailable. Y ojo con ese bajo potente que se te mete dentro del cuerpo. O “stabilise” y su fusión de ritmos breakbeat con unas guitarras que parecen salidas de unos the XX pasados de vueltas. Además de “belong with you”, donde no puede evitar sacar a paseo la distorsión y entregar un tremendo tema de indie-rock. El cual, gracias a su saxo, se convierte en algo de lo más personal.

Nilüfer Yanya es experta en hacer temas que aparentan sencillez, pero lo cierto es que no dejan de ser complicados y muchos de ellos se nutren de un buen montón de influencias. Ahí tenemos la preciosa y cálida “shameless”, donde se deja llevar por un sedoso R&B y por unas guitarras limpias que solo se endurecen un poco en su estribillo. Una calidez que también aparece en las estupendas “the mystic” y “anotherlife”. Y si nos vamos a “midnight sun”, nos encontramos con una tremenda canción en la que la se saca de la manga un increíble juego de guitarras acústicas. Y cuando ya crees que no puede ir a más, entra un chorro de distorsión que te deja a cuadros. Por si esto fuera poco, también le sobra tiempo de acercarse a los Radiohead del ‘Kid A‘, y entregar una preciosidad sintética llamada “trouble”.