Presentada en el festival de Venecia y premiada en el de Toronto, Night of the Kings es un film exuberante sobre la importancia social de contar historias, que hemos podido ver en el Festival de Sevilla. Ambientada en una prisión de Costa de Marfil -La Maca- la película nos sumerge en el extraño submundo dentro de ese precinto, donde existe una suerte de monarquía hereditaria y la figura de un narrador que debe entretener a los presidiarios, con riesgo de su propia vida. 

El director Philippe Lacôte, mezcla la mirada social y el estilo documental con una narrativa apasionada en la que se unen temas reales con cuentos, mitos y leyendas. El protagonista (Koné Bakary), convertido en el nuevo ‘Roman’ al coincidir su llegada a la cárcel con la luna roja, tendrá que inventarse una historia sin fin, como Sherezade, para preservar su vida. Así, el relato fantasioso se mezcla con la denuncia social, e incluso con hechos reales, como la guerra civil de 2011 en Costa de Marfil. Todo esto contado con recursos cinematográficos, pero también a través de canciones e incluso de las improvisadas danzas que ejecutan los presos para ilustrar el relato de Roman. 

Con Steve Tientcheu –Los miserables (2019)- y Denis Lavant –Holy Motors (2012)- en el reparto, la película es una celebración de la ficción, del contar por contar, de la imaginación, y del cine -guiños a Taxi Driver(1976) y sobre todo ese reconocerse como sucesora espiritual de Ciudad de Dios (2002)-. Night of the Kings es una de las cintas más estimulantes de 2020.