Cine para niños de 2 a 12 años

¿Cuál es la primera película que recordáis haber visto en el cine? ¿Qué edad teníais? Mis hijos hoy tienen 6 y 9 años y su primera experiencia cinematográfica fue en Mi Primer Festival de Cine, un evento anual que para mi familia es algo muy parecido a celebrar la Navidad. Cada año acudimos ávidamente a todas las sesiones posibles, en una celebración del séptimo arte que ha convertido a mis hijos en pequeños cinéfilos. No exagero. Este festival es la ocasión perfecta para llevar a los niños al cine por primera vez, sin temor a que se aburran -es poco probable- o a que molesten a nadie, porque todos en la sala son niños (incluidos sus padres). Hay sesiones a partir de los dos años y siempre acabo viendo en la sala a niños más pequeños e incluso bebés, en un ambiente fantástico de risas y aplausos. Este año se cumplen 15 ediciones de este evento que se reparte entre Barcelona y Madrid para proyectar más de 100 películas, entre largometrajes, cortos, films documentales, de ficción, de imagen real y de animación.

Entre el 5 y el 20 de noviembre tenéis la oportunidad de exponer a vuestros hijos a obras de más de 28 países, con estilos y propuestas muy diferentes que poco tienen que ver con lo que los pequeños están acostumbrados a ver de Disney, de Pixar, de la animación japonesa o en Netflix. Hay sesiones de animadores españoles, de cortos experimentales con propuestas innovadoras, largometrajes de estreno como ¡Oink! o El pequeño Nicolás, sesiones dedicadas al stop motion, o documentales tan interesantes como Gabi, de los 8 a los 13 años, que como indica su título, nos muestra la vida de un niño durante 5 años.

Lo más bonito de Mi Primer Festival de Cine es que los niños no son meros espectadores, sino que pueden participar votando por sus cortos y largometrajes favoritos como en un festival de verdad -aquí no hay aplausómetro pero mucho más entusiasmo-, comentar las películas que han visto o asistir a conciertos de cine con música en directo. Durante mi vida el cine ha sido una afición que me ha acompañado y que me ha dado grandes alegrías y algunos recuerdos preciosos. No se me ocurre un mejor regalo para mis hijos