McEnroe está de gira. Y eso es noticia ya que debemos reconocer que no son demasiado pródigos,  circunstancia ésta que alentó que unos cuantos intrépidos agotaran las  entradas para la  sala 2 de Apolo.  Todo ello, a pesar de la vorágine de conciertos que se están celebrando en las últimas fechas en Barcelona. Sin ir más lejos a la misma hora, en la sala grande de Apolo tocaban Band of Horses.

Había muchas ganas de escuchar a McEnroe tras casi seis años sin aparecer por Barcelona en formato banda  y , más cuando la excusa de esta gira, o mini gira ya que solo recorre 5 ciudades,  viene motivada por la celebración del 20 aniversario desde su formación. No podemos obviar que estamos ante una de las bandas que con mas tranquilidad se han tomado su carrera, circunstancia que también los hace tan especiales para sus cautivados seguidores de estas canciones de amor, cantadas de una forma tan personal y única por Ricardo Lezón.

En cuanto al desarrollo del concierto McEnroe fue volcando en una muy buena comunión con el público asistente canciones de todos sus trabajos y épocas,  durante una 1h 30 m, ya que la sala impidió que el concierto se alargará un poco mas, a pesar que parecía que el grupo había preparado un “setlist”, con como mínimo tres o cuatro canciones más (al menos si observamos y lo comparamos con el celebrado unos días antes en Bilbao).

El anuncio respecto que el concierto iba a intentar recoger canciones de todas las épocas y trabajos, se cumplió desde un buen principio. Se inició con “El Sur de Mi Vida”, “Seguida de Montreal”, “Tormentas”, “La Palma”  y “Cae la Noche” como prueba que el repaso iba a ser de lo mas variado.

Tampoco faltaron otros temas importantes en la carrera de la banda como “Rugen las Flores”, “La Cara Noroeste”, “Asfalto”, “La Distancia del Lobo”, “Luz de Gas.”

Entre las escasas interrupciones que se produjeron en los diferentes y obligados cambios de guitarras, se produjeron unas breves explicaciones repletas de ironía, de las cuales pudimos obtener: la valiosa e irónica información que en su día le dieron calabazas en “Gracia(una de las canciones mas coreadas por el público),Ahora” como canción que casi sonó por una vez una de sus canciones en una discoteca de Zaragoza, o lo cerca que otra de sus canciones, la penúltima en ser interpretada en el concierto, “La Electricidad”, casi también entró en las listas de éxitos, pero de Portugal. 

Los oscenses de El Verbo Odiado a las 20.30h, durante algo mas de 45 minutos desplegaron las canciones de sus tres trabajos, mientras se llenaba la sala, consiguiendo llamar la atención del público, con su propuesta Indie Rock de habitual mucho mas contundente y energética que al grupo que teloneaban. El que suscribe se quedó con “A punto de Fuga”. En breve el 2 de diciembre repiten para los que puedan estar interesados.

El concierto finalizó con “Mi Vietnam”, como único bis, en lo que supuso un concierto emotivo con un público muy agradecido que se quedó con evidentes ganas que el asunto se alargara un poco más.