Acompañados en tal magna hazaña por Manu Molina (batería), Luis Rodríguez (bajo) y Chus Naves (piano y órganos) y como auténticos juglares contemporáneos, Lucas 15 recuperan historias cotidianas de sociedades pretéritas en el que la muerte, los desamores, las canciones de cuna y hasta los villancicos suenan tan auténticos como podrían sonar los originales. Algunas de ellas memorables, como la triste “Romance de la Pola”, la vaquera “Los fayeos de Mayo”, la devota  “No hay tal andar”, la rotunda “Teresina” o la aterradora “El Sacaúntos de Allariz”. Un trabajo impactante e imprescindible que no puedes dejar pasar.