8.1
Score

Final Verdict

Los Punsetes siguen agrandando su estupenda discografía con ‘AFDTRQHOT’, un séptimo trabajo en el que la banda madrileña suena potente y enfadada, pero en el que no pueden evitar sacar un lado pop y dejarnos una tremenda colección de hits.

«España es lo que a mí me salga de los cojones». Así de fuerte empiezan Los Punsetes su séptimo trabajo. Y es que, la banda madrileña, llega a este 2022 más contundente que nunca y con ganas de dar mucha cera -y eso que su anterior trabajo atendía al nombre de ‘Aniquilación‘-. Tanto es sus letras como en su música, porque ‘AFDTRQHOT’ cuenta con algunos de los temas más potentes de su carrera. Además, en él, se puede apreciar algún acercamiento a otros sonidos que van más allá de su indie-rock. Para que luego digan que son un grupo continuista.

Hay que echarle narices para abrir un disco con una canción en la que dicen claramente que les sobra una parte de la población española. Pero estamos ante un álbum de Los Punsetes, así que todo es posible. Además, a estas alturas de su carrera, no se van a dejar llevar por el buenrollismo. Sobre todo, porque su fórmula les sigue funcionando muy bien, y esa “España corazones” que abre el álbum, es un hit como la copa de un pino que se te mete en la cabeza a las primeras de cambio. Al igual que temas como “Que te vaya mal” y “Hola, destrucción”, donde sus guitarras se vuelven más melódicas. Aunque el lado más pop del álbum aparece en “No puedes correr”, en la que están ansiosos por meter alguna hostia que otra.

El momento más sorprendente del disco aparece en “Ocultismo”. El single menos single de Los Punsetes es una canción de más de nueve minutos en la que hay de todo un poco. De hecho, se podría decir que son muchas canciones en una, porque en ese periodo de tiempo podemos escuchar psicodelia, punk-pop, guitarras acústicas que se enfrentan a sus eléctricas afiladas y cortantes, y varios cambios de ritmo. Y hay que reconocer que el experimento les ha salido bien. Como también les sale bien ensuciar sus guitarras al máximo y dejarnos la contundente “Cerdos”, donde desean la muerte a más de uno. Unas guitarras sucias que también protagonizan dos temas más reposados como son “Estratos geológicos” y “Fomo”. O esa parte final tan punk con la que cuenta “Cosas que no me gustan”, y en la que podemos escuchar a Ariadna cantar más cabreada que nunca.