A pesar de ese amor incondicional, muchos no entendimos el giro que representó en su discografía «La leyenda del espacio» (2007), pero acabamos por rendirnos ante la genialidad de una obra que hizo que la banda granadina dejara de ser estandarte de una tendencia, para convertirse en un referente musical, en una banda de culto.

«Una ópera egipcia» (2010) continúa con el mismo discurso de flamenco lisérgico en el que se iniciaron hace ya cuatro años, aunque se adivinan algunas diferencias. Principalmente «Una ópera egipcia» es, a pesar de su siniestro comienzo, un disco positivo y tremendamente luminoso, en contraposición a su antecesor, mucho mas oscuro y con un discurso más pesimista. Y es precisamente esa falta de tremendismo, el que hace que»Una ópera egipcia» adolezca de la intensidad que hizo que «La leyenda del espacio» fuera elegido por varias publicaciones como el mejor disco nacional de la década. Aún así, contiene algunas de las mejores canciones que hemos podido escucharles, como «Una corona de estrellas«, «Soy un pobre granadino«, «Siete faroles«, «Romance de Juan de Osuna» y sobre todo esa maravilla que es «La Veleta«. ¿Quién excepto Los Planetas, pueden hacer una canción tan triste y cálida como esta, utilizando algo tan frío como un sintetizador? Pero si de quebranto emocional y de choque frontal con los sentimientos del oyente se trata, «Señora de las alturas» es la pieza clave de este disco. Llegados a este punto y si no me fallan las cuentas, seis de las doce canciones del disco son preciosas. Creo que no es un mal punto de inicio.

En diversas entrevistas, tanto Jota como Florent ya nos habían adelantado que el futuro deseado por Los Planetas, era el de una banda tocando para Enrique Morente. De hecho ya en este disco encontramos una pieza instrumental(quién iba a decirles al principio de su carrera que Los Planetas pudieran atreverse con un instrumental tan correcto), dos canciones cantadas por La Bien Querida (la prescindible «No se cómo te atreves» y «La Veleta«) y otra por Morente (La Pastora Divina).

El único punto que me asusta, es que los dos únicos temas compuestos integramente por Jota, tanto música como letra, son los mas flojos del disco: «La veleta» y «Los poetas«.

Una vez más, Los Planetas entregan un disco con mucho oficio, que aunque no es el mejor de su trayectoria, está muy por encima del resto de discos nacionales, sean compañeros de promoción o alumnos de la banda granadina. Es muy dificil oir estás canciones y no emocionarse. Si nadie te da calor, ellos te darán zumo de su corazón…