8.0
Score

Final Verdict

‘Las canciones del agua’ es algo más que una recopilación con los temas que Los Planetas han ido sacando a lo largo de los últimos meses. Que, dicho sea de paso, funcionan muy bien en conjunto. También es un álbum en el que vuelven a explorar su tierra y dejar constancia de que se pueden hacer cosas muy interesantes mirando al pasado.

Durante el último año y medio Los Planetas han ido editando canciones sueltas sin que nadie supiera que tendrían un destino final -creo que ni ellos mismos lo sabían-. Unos temas en los que la banda de Granada se dejaba llevar por la actualidad pandémica y por algunas cuantas cosas más que reflejan el mundo en el que vivimos. Y al final, contra todo pronóstico, han acabado formando parte de lo que es su décimo trabajo. Un disco que está dividido en dos partes. La primera, está formada por las canciones inspiradas en su tierra, y es donde se encuentran buena parte de los cortes inéditos. Por el contrario, la segunda gira en torno a lo que está pasando en el mundo, y salvo un tema, el resto ya se ha editado. Lo bueno es que, en conjunto, ganan bastante. 

Para abrir ‘Las canciones del agua’ Los Planetas han elegido “El manantial”. Una elección de lo más atípica, ya que estamos ante una adaptación de un poema de Lorca en la que dan todo el protagonismo al piano, y en el que se van a los doce minutos. Pero funciona muy bien y consiguen emocionar, ya que no dejan las guitarras de lado, que casi suenan como una orquesta. No obstante, la idea inicial era la de grabar con un trío de cuerdas. También les funciona muy bien convertir un tema de Khaled en una preciosa y cálida balada como “Se quiere venir”. Menos espléndidos están en “Alegrías de Graná”, que sirve para paliar la cuota flamenca, pero que no entra dentro de sus mejores canciones. Mucho más acertados están en la versión en clave rock que hacen de “La morralla”, un viejo tema aflamencado de Carlos Cano

Se podría decir que la segunda parte no es solo internacional en cuanto a temática. El hecho de que buena parte de ella esté bañada por ese pop psicodélico que tan buenos resultados les ha dado en el pasado, hace que sea perfecta para los que prefieren a Los Planetas de los primeros 2000. Porque eso es lo que nos encontramos en “La nueva normalidad”, que con esas trompetas y esos teclados llega muy alto. Algo que también ocurre con “El rey de España” y “El antiplanetismo”, que también entran dentro de ese space-rock que tanto les gusta. O “El negacionista”, en la cual se sacan un hit de indie-rock a la altura de los de antes. Otra cosa son las letras, y las ganas que tenga cada uno de escuchar a J diseccionando el mundo. Porque, además, creo que ni él mismo tiene claro lo que quiere contar.