Lloyd Cole, “Guesswork” (Eden, 2019)

Lloyd Cole podría haber seguido como hasta ahora, publicando algún disco de vez en cuando, y haciendo giras en solitario interpretando algunas de las mejores canciones de su carrera. Vamos, que podría vivir de la gloria pasada si quisiera, pero el músico británico ha decidido que ya está bien, y que ya era hora de darle un lavado de cara a su música. El de Buxton ha dejado que la electrónica entre en sus composiciones, y en su primer trabajo en seis años, nos encontramos con una selección de temas bañados con una pátina sintética.

Curiosamente, para este “Guesswork”, ha recurrido a los dos ex-‘commotions’, Neil Clark y Blair Cowan, y a Fred Maher, con el que lleva colaborando décadas. De hecho, éste último, está muy bien elegido, porque además de producir, y participar activamente, en el “New York” de Lou Reed, también es uno de los programadores más importantes de las últimas décadas (suya es la producción de los dos primeros discos de Information Society). Así que nadie mejor que él para fusionar el pop de siempre de Cole con el mundo de la electrónica. Porque, al final, no es que haya cambiado mucho, tan solo es una pequeña actualización de su sonido: la forma de componer sigue siendo la misma de siempre.

Lloyd Cole ha dejado que las canciones evoluciones solas, y no se va a lo fácil. De hecho, estamos ante un trabajo muy minimalista en el que las canciones extensas están a la orden del día. Ahí está esa ‘The Over Under’ que lo abre, en la que, con bastante calma, deja que la canción siga su curso durante más de siete minutos. O la casi cinematográfica ‘Remains’, donde despliega toda su melancolía. Pero Cole es perro viejo en esto, y también tiene unos cuantos trucos para contentar a su público. Así, en ‘Night Sweats’, se convierte en una especie de cantautor de synth-pop, y se saca de la manga un corte de lo más apañado. Y lo mejor, es que, a medida que van pasando las canciones, la cosa va mejorando. Porque esa ‘Violins’ tan sumamente ochentera, es absolutamente irresistible. Y si ya nos vamos a ‘Moments and Whatnot’ y ‘When I Came Down From The Mountain’, podemos comprobar que pone al servicio del synth-pop toda su sabiduría musical. Y claro, el resultado no puede ser mejor.

La personalidad de Lloyd Cole sigue intacta en este “Guesswork”, solo que ahora utiliza otros ingredientes para componer. Y la verdad es que ha estado de lo más acertado, porque hacía tiempo que su música no sonaba tan fresca y actual.

Reseña Panorama
Puntuación