Publicidad

Especial recomendaciones veraniegas 2019

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

Agosto ya otea en el horizonte y, pese a que uno no va a dejar de leer y contarlo en Indienauta —al menos, hasta que el cambio climático nos derrita—, toca honrar la noble tradición del «Especial lecturas veraniegas» con un escuadrón de propuestas de lo más diversas, para que no vengáis con aquello de «es que no hay nada que me guste». Clásicos, apuestas arriesgadas, música, sociopolítica, historia, true crime, cómic… libros para todo tipo de vacacionista y/o lector. Vuestros «otros» compañeros de viaje en estos días de asueto os esperan, ¡así que vamos a ello!

MÚSICA

Beastieboys

Beastie Boys. El libro, Michael Diamond y Adam Horowitz (Reservoir Books, 2019)
Abrimos el «Especial» con un verdadero librazo —no será el último, vais a hacer brazos este verano, palabra— sobre una de las bandas más idiosincrásicas, libres e irreverentes que se hayan subido jamás a un escenario, además de un emotivo homenaje de dos terceras partes de la banda a su colega y tercer miembro Adam «MCA» Yauch, fallecido en 2012. Urbanos mucho antes que la definición se pull&bearizase y esloganizarse —¿os suena The New Normal?—, las tres décadas de carrera de los Beastie Boys son relatadas por Horovitz y Diamond con su proverbial desenfado, junto a una pequeña cohorte de luminarias tales como Amy Poehler, Wes Anderson, Colson Whitehead o Luc Sante, en unas memorias musicales inclasificables, a la altura del grupo. Pioneros del hip-hop a principios de los ochenta, perennes aventureros musicales y adalides del espíritu alternativo de los años 90, Beastie Boys resulta un cajón de sastre felizmente imprevisible, pergeñado con generosidad en más de quinientas páginas donde cabe todo: ilustración, cómic, listas de reproducción, una mayúscula colección de fotografías a todo color… Una oda al eclecticismo musical, a Nueva York y a la amistad.

Anocheundjmesalvolavida
Anoche un DJ me salvó la vida, Bill Brewster y Frank Boughton (Temas de Hoy, 2019)
Saludado como una de las obras fundamentales sobre la figura del DJ y la cultura de clubes, y remozado para la ocasión con nuevos textos sobre este milenio —el original de Bill Brewster y Frank Broughton data de 1999, con actualizaciones en 2006 y 2014—, Anoche un DJ me salvó la vida es un singular ensayo musical. Pese a buscar la rigurosidad y la cronología detallada, su lectura es muy ágil y sus autores tienen la loable capacidad de no tomarse demasiado en serio. Pese a la evidente voluntad reivindicativa del habitualmente denostado papel del pinchadiscos, ya no solo en la historia de la música, sino como esencial agente cultural, no pontifica, sino que elabora un relato complejo, rico y abierto, señalando también las contradicciones. Así, el volumen nos habla de rudimentarios chamanes antediluvianos, incipientes gurús sónicos del underground, avezados pioneros de la radio, pero también de superestrellas de egos trumpianos. De una amplitud de miras en su recorrido que lleva al disc-jockey a propulsar el rhythm and blues y el rock, abrazar el reggae, la música disco o el hip-hop, acuñar género propios como el techno o el house y, sin embargo, ser absorbido por el mainstream más carroñero. De ser la realización del sueño comunal de paz y amor hippie… a la banda sonora de los malos viajes, la drogadicción y la violencia. Un viaje sin tregua a la pista de baile.

Otroplaneta

Otro planeta. Memorias de una adolescente en el extrarradio, Tracey Thorn (Alpha Decay, 2019
¿Sección musical o literaria? La biografía de la cantante y compositora de las Marine Girls o Everything but the Girl no debería dejar lugar a la duda… pero, ¿y las memorias de la adolescente Tracey Thorn? Situadas en la gris y monótona ciudad de Brookmans Park —a media hora de la vibrante Londres—, el diario de nuestra heroína en construcción deja patente el tedio y rutina de la vida familiar, con unos padres correctos hasta la parodia —con quienes las broncas versarán sobre cardados de pelo y vestimentas extremas—, y una existencia marcada por las ocasionales compras, libros, películas, conciertos —el punk y el incipiente indie británico de los setenta—, los primeros escarceos amorosos, y las irreprimibles ganas por escapar de ese lugar que se ha quedado pequeño. Una vida más bien sencilla, incluso algo anodina, muy alejada que las habituales en el mundo del «artisteo», cuyos pasados suelen ser «más grandes que la vida». Tan honesta en su relato como llana en su prosa, Thorn prefiere hablar al lector de ensoñaciones y miedos adolescentes, conflictos generacionales, primeras guitarras y, en definitiva, una joven entrando en la edad adulta, buscando congraciarse con su pasado desde esa posición que sólo el paso de los años puede conllevar. Lo mejor estaba por llegar…

LITERATURA

Hermano

Hermano, David Chariandy (Alianza, 2019)
Arrancamos las recomendaciones literarias con una historia de tintes biográficos, en la que los hermanos Michael y Francis, venidos de Trinidad —igual que el mismo autor—, luchan por hacerse un hueco en el suburbio de Scarborough, Toronto. Relato diáfano, apelando directamente a las emociones del lector, Chariandy pone sobre la mesa, desde la ficción, temas tan candentes como la integración y la convivencia en nuestras ciudades multiculturales —porque Scarborough bien podría ser El Raval barcelonés—, donde sobrevivir y escapar son los objetivos. Y es en esa situación de vulnerabilidad —súmese una familia desestructurada, con una madre ausente ante la necesidad— donde Francis, mediante la música —el hip hop noventero y ¿ahora el trap?—, Michael a través del enamoramiento intentarán huir de la violencia y las bandas callejeras… pero se darán de bruces con la realidad. Una realidad más que actual, que te estigmatiza y te pone todo tipo de barreras —trabajos, estudios, vivienda— por el mero hecho de tu color de piel. Incluso teniendo los papeles en regla, nunca serás igual al resto, nunca serás uno más. ¿Os suena? Hermano es tan solo literatura, pero de la que suena poderosamente a verdad. 

Ahora me rindo y eso es todo

Ahora me rindo y eso es todo, Álvaro Enrique (Anagrama, 2018)
Un «Especial» de este tipo también permite rescatar una lectura del año pasado —los libros, sobre todo los buenos, nunca caducan—. Una que, de ninguna manera, podía quedar en el olvido. Porque la obra del mexicano Álvaro Enrigue es tan rica, inventiva, hermosa y emocionante que no puede compararse con nada, combinando la novela histórica, los aromas de western, la literatura de viajes y la metaficción para llevarnos a un territorio único, tristemente desplazado por la fuerza al espacio de la memoria: la Apachería. Un cruce de caminos —los de México, Estados Unidos, el ex Imperio español y, en primer lugar, sus pobladores originales—, un enclave fronterizo en el que se acumulan los mitos, desde la propia pradera, el desierto y los pasos indios, a esos guerreros feroces, rebeldes, por mucho tiempo imbatibles. Gerónimo, Naiche, Cochis… se entrelazan con personajes del pasado y el presente —porque el segundo no se entiende sin el primero—, incluido el propio escritor y su familia, visitando esos parajes en busca del rastro de la historia. El resultado es un fascinante ejercicio de alquimia literaria, en el que se amalgama la restitución de la memoria a través de la escritura. Colosal. 

Festindeserpientes

Festín de serpientes, Harry Crews (Dirty Works, 2019)
Empiezo a sospechar que Harry Crews, el autor más reseñado de la sección —van seis ya, apenas se le ve a uno el plumero— escribió una sola novela. Se titulaba «Demoliendo la Gran Novela Americana» pero, anticipándose a la era seriéfila —menos retentiva, más negocio— decidió trocearla. Porque, mientras más me adentro en la obra del francotirador de Bacon, Georgia, mayor es la sensación de estar frente a un sátiro de pluma afiladísima, componiendo un fresco literario, sardónico, devastador y grotesco, acerca de los pilares de la sociedad estadounidense… que quizás esté más cerca de «la Verdad» que otros referentes «más edificantes». Tras los coches, el culturismo, las fábricas inhumanas o la religión, en Festín de serpientes le toca el turno al deporte yanqui por excelencia —junto al béisbol—, el fútbol americano, aquí tenue asidero mental de Joe Lon, protagonista en ebullición, vieja gloria local del óvalo, a punto de reencontrarse con su pasado, libidinoso y mortificante, en pleno Rodeo Anual de Serpientes de Cascabel. Cáustica, demente revisión de «lo que pudo ser», Crews ha escrito Beautiful Girls en una versión de «cafrerío sureño» king size, repleta de moonshine, violencia desmadrada, sexo aterrador y serpientes, claro, serpientes por doquier, serpientes —literalmente— hasta en la sopa. Y ¿lo mejor de todo? Aun queda Crews para rato…   

Elcorodemedianoche

El coro de medianoche, Gene Kerrigan (Sajalín, 2019)
Para quienes busquéis una novela criminal con algo —bastante— más de sustancia, Sajalín ha completado una trilogía de los bajos fondos irlandeses de lo más reivindicable de la mano de Gene Kerrigan. Tras La furia y Delincuentes de medio pelo, en este 2019 le ha llegado el turno a El coro de medianoche, sin duda la más coral y, probablemente, la más amarga de las tres, al entrar, hasta el tuétano, en la trastienda, no demasiado modélica, del estamento policial. Prodigio de ritmo y pegada a la realidad de un país —marcas de la casa— cuya «milagrosa» bonanza económica pre-crisis, sin embargo, —oh, sorpresa— no acabó con el crimen, Kerrigan elabora una «novela red» de casos absolutamente verosímiles y personajes todavía más creíbles, todo carne, hueso y… claroscuros. A través de personajes tan complejos y redondos como el protagonista principal, el veterano inspector Harry Synnott, tan respetado por sus superiores como denostado por sus compañeros, quienes lo consideran un delator, o ese magníficamente humanizado villano que es Lar Mackendrick, Kerrigan entrelaza una trama no sólo arrolladora, sino profunda, reflexivamente sombría, en la que «buenos y malos», a veces, no están tan lejos…

Elfinaldelaffaire

El final del affaire, Graham Greene (Libros del Asteroide, 2019)
Si lo que preferís es un clásico de esos «indiscutibles», Asteroide acaba de reeditar El final del affaire, considerada la mejor novela del británico Graham Greene, un fijo en las listas de los mejores libros del siglo XX, además de material adaptado al cine en varias ocasiones. Ambientada en el Londres inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, el libro, parece que poderosamente autobiográfico, explora terrenos nada sencillos, tales como la infidelidad, el deseo, la soledad, la amistad y la fe, con una sencillez y autenticidad pasmosa. A través del triángulo sentimental formado por el diplomático Henry Miles, su esposa Sarah —un personaje mayúsculo, con mucho el ancla del relato, su diario es una fascinante mezcla de sentimientos sobre sus relaciones con ambos— y el escritor Maurice Bendrix, quien tuvo una aventura con Sarah durante la guerra, Greene se adentra en las procelosísimas aguas de las relaciones sentimentales, afectadas decisivamente por el paso del tiempo y las consecuencias de nuestros actos. Pese a los casi setenta años desde su publicación original, ni la trama ni la profundidad de las emociones trasladadas al papel han perdido un ápice de fuerza. 

OTROS

Elultimotour

El último tour del siglo XX, Josep Maria Cuenca (Contra, 2019)
Empezamos el último bloque de propuestas —el más variopinto— con deporte, concretamente a dos ruedas. Y es que, coincidiendo con la celebración 106ª edición del Tour de Francia, ya en su recta final, Contra echa la vista atrás para rememorar la «Grande Boucle» de 1989 —bicentenario de la Revolución Francesa, para más inri—, considerada la mejor de sus ediciones o, al menos, la más emocionante. Relato del triunfo del estadounidense Greg Lemond frente al francés Laurent Fignon por tan solo ocho segundos, el margen más ajustado en la historia de la ronda gala, el texto de Josep Maria Cuenca honra el algo denostado género de la crónica deportiva. Por un lado, aúna la consistente labor de documentación con las aserciones de algunos de sus protagonistas. Y, junto al rigor, un ejercicio narrativo cautivador —aromas vintage en el relato—. Los elementos que requiere rememorar una competición tan excepcionalmente épica, que a buen seguro enganchará a quienes no vieron o no recuerdan esa icónica edición, e incluso a quienes aprovechan esas calurosas tardes de julio para amodorrarse ante el sofá con la más prestigiosa de la competiciones ciclistas

Congo

Congo. Una historia épica, David van Reybrouck (Taurus, 2019)
¿Un libro de historia? ¿Sobre el Congo? ¿Cómo puede recomendarse un libro así? Pues, porque Congo, gran éxito editorial pese a ser un monumental «tocho» por encima de las seiscientas páginas, además del mero hecho de hablarnos de uno de los gigantes africanos, gran desconocido como cualquier cosa que sucede al sur del estrecho de Gibraltar, resulta sencillamente apasionante. Por su enfoque multidimensional y profundamente humano, que entronca directamente con las técnicas periodísticas utilizadas por Reybrouck —entrevistando a todo tipo de testigos o conocedores de los hechos, incluidas víctimas y verdugos— para hilvanar su ambicioso relato, lo que dota a su prosa de un dinamismo a años luz del academicismo habitual del historiador. Y por el alcance de la obra, desde la prehistoria a nuestros tiempos, tratando a fondo los acontecimientos conocidos y las grandes figuras como el comercio de esclavos, la frágil independencia de los belgas, Leopoldo II o Mobutu, pero abordando también las pequeñas desgracias y cuitas del congoleño común. De ese modo, el autor de Brujas logra trazar un continuo, desgarrador pero con espacios para la esperanza, sobre un país, tan tremendamente rico que ha sido crucial en la historia mundial —marfil, caucho, cobre, uranio, coltán—, como permanentemente esquilmado. Sin desperdicio.

Elcuentodelacriada

El cuento de la criada. Ensayos para una incursión en la república de Gilead, V.V.A.A (Errata Naturae, 2019)
Pocas series han alcanzado la repercusión de El cuento de la criada —adaptación de Bruce Miller al libro de la consagrada autora canadiense Margaret Atwood— en los últimos años. Relato aterrador que presenta una sociedad dictatorial impregnada de violencia extrema, donde los derechos y libertades, sobre todo femeninos, se han substituido por un fe fervorosa. Ahora, Errata Naturae recopila quince ensayos alrededor de la obra de Atwood y su adaptación a la pantalla, ahondando en cuestiones como la sociedad imaginada, creencias y políticas subyacentes a ella. Y, especialmente, acerca de lo que hace de la serie-libro un fenómeno tan global. ¿De verdad estamos tan lejos de la horrible república de Gilead? Imaginaos un mundo en el que Trump, Bolsonaro, Duterte, Abascal o el extremismo de los nuevos cultos evangélicos campasen a sus anchas. Ya sea desde una visión historicista, sociológica o incluso filosófica, las distintas voces que conforman el libro tratan de dar respuesta a esa misma pregunta, ampliando los márgenes de la historia original, traspasando el papel-pantalla y llevándola hasta la cotidianidad de nuestro día a día. Y es que el problema no es temer a Gilead, sino verse reflejado en ella. «Cuando masacraron el Congreso y nos quitaron los derechos no hicimos nada, porque dijeron que sería algo temporal»…

Airbnb

Airbnb, la ciudad uberizada, Ian Brossat (Katakrak, 2019)
La recomendación más breve de este «Especial» es incluso más terrorífica que las anteriores —que ya es decir—. Porque nos habla de algo que sufrimos cada día. Como los ciudadanos estamos siendo vergonzosamente echados de nuestras ciudades de la mano del último gran invento neoliberal: la falazmente llamada «economía colaborativa», ejemplificada mediante Airbnb, uno de sus actores principales. Brossat, teniente de alcalde de París y responsable de las políticas de vivienda de la ciudad más turística del mundo, explica con profusión de ejemplos y la experiencia vivida en el cargo, como Airbnb, igual que el resto de multinacionales del siglo XXI —Google, Amazon o Uber también quedan retratadas—, están destrozando nuestros modos y lugares de vida. Uberizando nuestro entorno. Disparando nuestros alquileres. Fomentando la especulación y la aparición de fondos buitres. Arrasando con el pequeño comercio. Creándonos grandes problemas de convivencia. Precarizando el empleo… La receta, debe decirse sin ambages, es la «versión instagram» del manual más clásico del capitalismo depredador: hacer trampas —evasión fiscal, descargar toda la responsabilidad en el arrendatario— y chantajear —un lobby hiperagresivo y de lo más malcarado—, mientras se vende un discurso e imagen «ultracuqui» sobre compartir y vivir experiencias auténticas. Brossat también tiene espacio —se agradece— para mostrar que la guerra contra estos monstruos de beatífico rostro tecnológico no está perdida. Hay alternativas. Pero se necesitan más libros como éste para cambiar mentalidades y hacer a los ciudadanos más responsables.  

HelterSkelter

Helter Skelter: la verdadera historia de los crímenes de la Familia Manson, Vincent Bugliosi con Curt Gentry (Contra, 2019)
Efeméride luctuosa convertida en fecha icónica de la cultura pop —hecho bastante revelador del tipo de sociedad que somos, por cierto— este agosto se cumplen cincuenta años de los abominables asesinatos de la Familia Manson. Y, entre el marasmo de referencias que van apareciendo —película de Tarantino incluida—, hay una obra que sí merece la pena reivindicar: este descomunal Helter Skelter, algo así como el Moby Dick superventas del llamado true crime, recuperado por Contra en su edición más completa. Catedralicia disección de uno de los casos más mediáticos y escabrosamente complejos de la historia judicial estadounidense a cargo de quien fue el fiscal del caso, la lectura de este libro se asemeja a abrir una caja de Pandora literaria. Lo empezarás por el morbo, te enganchará de inmediato y, ya como adicto incurable, no podrás soltarlo, como si fueras el obsesionado Robert Graysmith de Zodiac —otro true crime de especial enjundia—. La entrañas de una investigación confusa y errática, junto al tortuoso y dilatado proceso judicial, expuestas en toda su minuciosa envergadura y combinadas con el retrato de unos acusados abisales, cuyo cabecilla era capaz de soltar alegatos tales como «Soy aquello en lo que me habéis convertido y el diablo rabioso asesino maníaco leproso es un reflejo de vuestra sociedad»… devolviendo una indigesta pelota al lector, una que va más allá de los crímenes. Léase con cuidado, pero sin demora.   

Olvidaminombre

Olvida mi nombre, Zerocalcare (Reservoir Books, 2019)
Como empieza a ser tradición, el encargado de cerrar este «Especial» es un cómic. Uno, además, que permite reivindicar a uno de esos dibujantes que tenía que aparecer, sí o sí,  en esta sección: el italiano Zerocalcare. Abiertamente anticapitalista y antifascista —no dejéis de leer Kobane Calling, el relato de su viaje a la región kurda de Rojava en pleno conflicto sirio—, en Olvida mi nombre echa la vista atrás unos años para retratarnos a su familia, un círculo más bien pequeño en el que destacan su madre y su abuela, cuya muerte desencadenará una serie de dolorosos recuerdos y un vacío existencial que impregna las viñetas a modo de ríos de tinta negra. La vida más bien opaca de su abuela, los tabúes que su madre tampoco quiso o supo rellenar —y que él se encargó de suplir con alocadas suposiciones—, o su incesante necesidad de rebelarse contra el mundo que le rodeaba. ¿Podría haber prestado más atención a su abuela? ¿Qué secretos se empeñaba ella en ocultar? ¿Será capaz de hallar el modo de consolar a su propia madre, cuando ella siempre ha sido la que le sacaba de todos los embrollos? Aunque el relato pueda parecer nimio, la historia se devora con fruición porque, como se pregunta el autor, ¿cuándo y cómo se hace uno adulto? 

¡Felices y literarias vacaciones para todos!

To Top