Publicidad

Especial lecturas navideñas 2017

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

Tras doce meses de abundantes lecturas, ya volvemos a estar «a las puertas» de las Navidades. Por tanto, y como viene siendo habitual, desde Indienauta hemos preparado un nuevo Especial lecturas navideñas para que podáis disfrutarlas, regalarlas o quién sabe si incluso releerlas durante estas vacaciones. Un 12 +1 con el que, esperamos, todo tipo de lector encuentre alguna opción, o varias,  que le sean apetecibles. Arrancamos pues, no sin antes agradecer a todas las editoriales que han contribuido a hacer posible esta sección a lo largo del año. ¡A leer se ha dicho!

MÚSICA

Paul McCartney. La biografía, Philip Norman (Malpaso, 2017)
Nadie supera a Malpaso cuando se trata de «mamotretos» musicales. Empeñados en publicar obras definitivas de todo tipo de artistas y bandas referenciales, en estas Navidades se ocupan nada menos que de Sir Paul McCartney. 800 páginas que, afortunadamente, van mucho más allá de los Beatles y su archiconocida historia, para adentrarse también en la vida pre y post Fab Four de quien, hasta la fecha, pasaba por ser su miembro más reacio en lo que a contar sus vivencias se refería. Y aunque Philip Norman —conocido por ser el biógrafo de John Lennon, entre otras leyendas, y alguien bastante crítico con «Macca», en principio, no parecía ser la elección más indicada para hacerse cargo de este trabajo— quizás sea algo académico, incluso distante, en su prosa, lo compensa con creces gracias a una ingente, monumental labor de documentación e información obtenida de primera mano —el entorno del músico—. Así, logra trasladar al papel tanto al músico como a la persona, con sus descomunales éxitos, sus excentricidades de estrella y sus momentos más bajos —la muerte de su primera esposa Linda, su extrema confusión y vulnerabilidad tras el final de los Beatles, algunos feos tejemanejes del negocio musical—. Uno seguirá sin entender qué diablos le ve la gente a los Wings, pero tras sumergirse en esta «catedralicia» biografía de 50 años de pop y «otras miserias» sólo le viene una palabra a la cabeza. Respect.

De aquí no sale nadie vivo. La vida de Jim Morrison, Jerry Hopkins & Danny Sugerman (Capitán Swing, 2017)
Clásico indiscutible de las biografías musicales, De aquí no sale nadie vivo no ha perdido un ápice de su misterio y perturbadora fuerza pese a que más de tres décadas han pasado ya de su publicación original, y nada menos que cuarenta y seis años desde la muerte —o la desaparición, la leyenda pervive—, en 1971, de Jim Morrison en París. ¿Motivos? La habilidad de la dupla Hopkins-Sugerman en transmitir su evidente simpatía por el personaje sin caer, ni por un instante, en la hagiografía, sumada a la voluntad de ambos en intentar cubrir todos los aspectos de una existencia trágica, compleja, insondable. Porque aquí se encuentran «todos los Morrison»: el carismático músico al frente de los Doors, el romántico beatnik, el icono sexual, el Rimbaud de la Costa Oeste, el brillante intelectual, el iconoclasta nietzscheano, el rebelde epítome de los sesenta… pero también el gilipollas integral, el bohemio autoindulgente, el peligroso depredador sexual, el iracundo adicto, el ser humano frágil y autodestructivo. El «Adonis del rock» convertido en «infausto Ícaro» mientras buscaba «traspasar al otro lado». El joven, bufonesco, caótico y deslumbrante a partes iguales, que en veintisiete años intentó desafiar la realidad establecida, viviendo deprisa y dejando —o no— el que muchos aún hoy consideran el «más bonito» de los cadáveres. Vibrante.

LITERATURA

Bienvenidos a Occidente, Mohsin Hamid (Reservoir Books, 2017)
Entramos en el terreno novelesco con esta fábula moderna «pegada» a la actualidad más alarmante y apremiante, aunque ya no ocupe portadas: el drama de los refugiados. En Bienvenidos a Occidente, Mohsin Hamid nos presenta a Nadia y Said, dos jóvenes que, como miles y miles de personas, viven el traumático proceso de escapar de su hogar —aquí un indeterminado país de Oriente Medio— tras el estallido de la guerra. Futuros truncados, anhelos suspendidos, ilusiones quebradas, romance entre el horror del conflicto, la incertidumbre del viaje y la integración en el nuevo lugar… y «puertas mágicas». Al introducir lo fantabuloso en el drama, esas brechas en el espacio-tiempo que ayudan a la gente a transportarse a lo largo y ancho del globo —Grecia, Reino Unido, Estados Unidos…—, Hamid nos permite observar de una forma original tanto la progresiva evolución sentimental frente a circunstancias adversas —la pobreza y el hambre— de la pareja como la universalidad de los choques culturales, religiosos e ideológicos, así como el estigma de ser un refugiado, dándonos de bruces con una realidad tremendamente amarga. La que se vive cada día a las puertas de Europa.

Dog café, Rosa Moncayo Cazorla (Expediciones Polares, 2017)
Si lo que se quiere es apostar por el talento nacional emergente, vale la pena probar con el debut de esta jovencísima autora mallorquina, un relato intimista —diría que bastante autobiográfico— sobre el abatimiento, la angustia existencial y el desamparo. La historia de Várez, entre Madrid y Corea del Sur, entre el presente y el flashback narrativo, parece una síntesis de toda una generación madurando a golpe entre las decepciones y la incertidumbre del nuevo milenio: una joven más que sobradamente preparada, sensible —quizás algo resabiada en su relato—, introspectiva y, sin embargo, totalmente desgraciada. Narrada con un aplomo sorprendente teniendo en cuenta la dureza de algunas escenas y temas presentados —además, presumiblemente cercanos— Dog café no es solo una lectura honesta, sino especialmente valiente en esta sociedad postiza y virtual, «obligada» a mostrarse permanentemente feliz, proponiendo en cambio la tristeza y la melancolía como estados necesarios para la reflexión y el crecimiento como seres humanos. Descubrimiento.

Sylvia, Leonard Michaels (Libros del Asteroide, 2017)
El amor como «bomba de relojería», neurosis, adicción, y motor de un tour de force literario de apenas 130 páginas, pero absolutamente torrencial. A caballo entre la novela y la autobiografía, Sylvia es la historia de los cuatro años de relación sentimental entre el autor Leonard Michaels y Sylvia Bloch, primera de sus tres esposas. Cuando él era un joven aspirante a escritor sin un rumbo claro, y ella una impulsiva estudiante universitaria. Romance, pasión desenfrenada a ritmo de jazz y bohemia en el Village neoyorquino de los años sesenta, que al prolongarse se convertirá en asfixia y tormento, una historia de amor autodestructiva «de manual». Escrita en una primera persona que se asemeja más a un implacable cincel que a una pluma, Michaels nos introduce en la turbulenta intimidad de una pareja abocada a la tragedia y a la «fagocitosis» emocional, relegando irremisiblemente futuros y carreras, llevándose todo por delante. Sin duda, Sylvia es la historia de amor de la que que todos querríamos salir huyendo… pero no podemos dejar de leer.

Americanah, Chimamanda Ngozi Adichie (Literatura Random House, 2017)
Lo prometido es deuda. Tras disfrutar de los relatos reunidos en Algo alrededor de tu cuello hace apenas unas semanas, tocaba enfrentarse con la que posiblemente sea la obra magna hasta la fecha de la autora nigeriana. Con unas «coordenadas» similares a las de su ficción breve, Americanah nos cuenta la historia de Ifemelu y Obinze, dos jóvenes cuyo futuro en común pasaba por abandonar su dictatorial Nigeria natal, pero las circunstancias separaron —ella en Estados Unidos, él en Reino Unido—, permitiendo a Adichie construir una «novela río» sobre la identidad y la inmigración a lo largo de dos vidas, tres décadas y tres continentes. Rica —admitamos que algo densa también— y compleja como debe serlo una obra tan ambiciosa, bajo el relato de esa relación truncada —¿definitivamente?—, Americanah es un libro que interactúa y plantea preguntas al lector, ya sea a través de Ifemelu y su blog, la experiencia social, cultural, laboral y económica de ser una inmigrante de color en América, como a partir de su regreso al país africano, donde ahora no solo se la considera «diferente», sino que ella es la primera en sentirse «distinta». Americanah es literatura que te saca de tu zona de confort. Buena literatura.

Un libro de mártires americanos, Joyce Carol Oates (Alfaguara, 2017)
Si, en cambio, lo que se busca es un novelón, de esos que incluso imponen visualmente, la sempiterna aspirante al Nobel Joyce Carol Oates es una estupenda opción. Eso sí, conviene «tener estómago» o buenas dosis de bicarbonato a mano, porque su última obra hasta la fecha es «de las que escuece», polémica y dura como pocas. Y de una actualidad que asusta en la era Trump. Porque la prolífica autora de Lockport, Nueva York, nos adentra en lo más oscuro de las llamadas Abortion wars —aunque la pena de muerte también será un tema capital— a través del asesinato del médico abortista Augustus Voorhees a manos del fundamentalista evangélico Luther Dunphy. Y, a partir de esa muerte, Oates traza lo que podríamos denominar «círculos narrativos«. En primer lugar, ya que es el motor de la novela, el de los destinos de las hijas de ambos, Dawn y Naomi, condenadas a encontrarse. Y, a través de ellas, el de la paroxística y constante cercanía de la violencia y la religión, o el del idealismo que se torna en espeluznante o mezquina sinrazón. Los extremos siempre se tocan en una historia visceral, a menudo claustrofóbica, que se lee entre el sobrecogimiento y la indignación. La literatura exponiendo la naturaleza contradictoria de un país inasible, único.

Pájaros en la boca y otros cuentos, Samantha Schweblin (Literatura Random House, 2017)
No podían faltar los cuentos en nuestras recomendaciones navideñas, aún menos si desde Random House siguen dispuestos a presentarnos a las voces «más pujantes» de Latinoamérica, como la laureada Samantha Schweblin. Seleccionados por la propia autora, la veintena de relatos reunidos en Pájaros en la boca poseen una cohesión inusitada… e inquietante. Más que suspense, sus historias son desasosiego puro, capaz de dejarte en vilo con su singular mirada, que bascula entre lo real y lo imaginario. Como si de una colección de sueños se tratase —aunque algunos más bien serían pesadillas— Schweblin te arrastra a sus paisajes rurales del interior argentino para después despertarte de sopetón. Lo grotesco, como en el relato que da nombre al libro; lo surrealista con ribetes cuasi gore de Cabezas contra el asfalto; o lo fantástico conviviendo con la descarnada realidad, como en esa vuelta de tuerca a las infidelidades matrimoniales que es Papá Noel duerme en casa, o en La medida de las cosas, donde la enfermedad mental y el maltrato físico se filtran a través de una enigmática juguetería. La frialdad de su prosa y alguna «bajada de tensión» puede alejar a algún que otro lector, pero Pájaros en la boca nos descubre a una discípula aventajada de Kafka y Flannery O’Connor, en busca del escalofrío. A seguirla de cerca…

La librería, Penelope Fitzgerald (Impedimenta, 2017)
Aprovechando la reciente y muy exitosa —nominada a doce Premios Goya— adaptación cinematográfica de Isabel Coixet, no podemos dejar de reivindicar el original literario en el que se basa y que, además, la sabia Impedimenta acaba de reeditar en una primorosa edición conmemorativa con imágenes y textos inéditos. Bastante más sombría que la película, la obra de Fitzgerald nos habla, por supuesto, de libros, soledades y curiosos invitados indeseables —aunque hay varios humanos en esta novela mucho más molestos que el ruidoso poltergeist que habita Old House—. Pero, por encima de su, en apariencia, leve trama, La librería se convierte en una especie de tratado de la mezquindad humana, esa que tiende a aplastar los cambios y aquello que pueda poner en cuestión el orden establecido de las cosas. Ante los ojos del lector, Florence Green, peculiar librera, se transforma en una heroína muy a su pesar, enfrentada a los poderes fácticos y prejuicios de Hardborough. Algo que, por desgracia, no es exclusivo a la literatura y un remoto pueblecito costero que parece presumir de su aislamiento a finales de los 50. Si cambiamos la Lolita de Nabokov por la superilla, una mezquita, un centro de desintoxicación, estatuas, placas y monumentos a dictadores, es evidente que el «dinosaurio aún seguía allí»…

El corazón es un cazador solitario, Carson McCullers (Seix Barral, 2017)
«En la ciudad había dos mudos, y siempre estaban juntos». De esta magistral forma comienza el que muy probablemente sea EL LIBRO para quien escribe —al menos el primero que un servidor se llevaría a una isla desierta—, la novela más popular de la escritora de Columbus y la mejor forma posible de concluir este apartado literario de recomendaciones navideñas, rematando además la conmemoración del centenario de su nacimiento, como hemos venido haciendo durante el 2017 en esta sección. ¿Por qué El corazón es un cazador solitario es una lectura fundamental? Porque es el Sur sin renunciar al misterio, pero tampoco necesitar lo macabro. Porque muy pocos han reflejado con tanta sensibilidad la marginalidad y la soledad de los «desheredados del sueño americano», seres humanos repletos de heridas, daños emocionales que, pese a todo, conservan una enorme dignidad. Porque contiene un personaje mítico en la figura de John Singer, un oráculo que no puede hablar y al que media ciudad acude en busca de consuelo, desahogo y vehículo para expresar sus sentimientos y anhelos, y otro colosal, absolutamente memorable, en la adolescente Mick Kelly —en mi imaginación Mick y la Scout Finch de Matar un ruiseñor son las mejores amigas y pronto acabarán con el eterno bipartidismo de derechas de Estados Unidos—. Porque nadie, en definitiva y en esta humilde opinión, escribe como Carson.

OTROS

Prohibido nacer. Memorias de racismo, rabia y risa. Trevor Noah (Blackie Books, 2017)
Memorias a lo largo de un año literario hay muchas… a todas luces demasiadas. Alimentadoras de egos, buscadoras de polémicas, rutinarias, previsibles hasta el hastío o simplemente innecesarias. Por eso sorpresas tan agradables como las del cómico sudafricano Trevor Noah, conductor del célebre programa satírico-político The Daily Show, se disfrutan especialmente. Porque el encargado de sustituir al muy añorado Jon Stewart, convertido ya en uno de los principales referentes mediáticos en poner de vuelta y media la demencial política norteamericana, logra transmitir una mirada lúcida, desenfadada, divertida y en apariencia ligera a una existencia para nada sencilla. La perversión nazi del apartheid bajo la que pasó su infancia transformada en una ópera bufa que haría sonreír a Ernest Lubitsch. La compleja llegada de la democracia para un muchacho inquieto en «zona de nadie» debido al color de su piel, narrada como una novela picaresca que nos descubre un país incomparable, sumamente complejo —si «PPSOEdanos» se ahogan con el catalán, imaginaos que harían con 11 lenguas oficiales—, con capítulos demoledores que desmontan con hilaridad las barbaridades detrás del racismo y el clasismo. En definitiva, la construcción de una identidad y un porvenir, apoyado en la decisiva y memorable figura materna, que ha sabido hacer de la risa la mejor de las respuestas ante la adversidad.

Salvaje. La imperiosa historia de Jesús Gil y Gil, Iván Castelló (Contra, 2017)
Salvaje podría ubicarse en secciones como deportes por obvios y «Atléticos» motivos, pero también en otros como historia, política o sociología. Porque más allá de los más bien escasos triunfos, intensas decepciones y sonados batacazos —incluida la temporadita en el «infierno» de Segunda División— y constantes, grotescas salidas de tono —ahí sí que fue imbatible— al frente de su Atlético de Madrid, este recuento biográfico del Torrente de «carne, hueso y caballo», se lee como una fragmentada crónica de un país tan tolerante con el esperpento como con la corrupción. Espíritu libre hecho a sí mismo, tan lenguaraz que, en sus «cruzadas» contra árbitros, jugadores, entrenadores, directivos —suyos o rivales— o jueces, revelaba mil verdades por el camino, ya fuera desde el palco del Vicente Calderón o la alcaldía de Marbella, la trayectoria del inefable Jesús Gil es un retrato inmejorable de la cultura del pelotazo urbanístico, el verdadero populismo —el de toda la derechosa vida— y la connivencia del «circo» futbolístico con los poderes fácticos del país. No fue el primero —«que te pego, ¡leche!»— y, desgraciadamente, sabemos de sobra que no es ni será el último —ahí está el constructivismo de Núñez, el neymarismo de Sandro Rosell, la abogacía creativa de Del Nido, la resiliencia de Villar o el señor Florentino «ACS» Pérez con sus recalificaciones y castores—, pero nadie tan inclasificable como este «Atila» cabalgando desde Soria a lomos de Imperioso. «Y tal y tal»…

La encrucijada, Paco Roca (Astiberri, 2017)
Cerramos este especial de lecturas navideñas con una propuesta de lo más original. Y es que La encrucijada es un «artefacto» singular, mitad cómic, mitad disco, firmado por Paco Roca —Premio Nacional del Cómic— y José Manuel Casañ —líder de Seguridad Social—. El encuentro entre dos artistas que comenzaron este singular proyecto con la idea de rendir homenaje a los géneros musicales que habían marcado al músico, y que han acabado creando algo que puede considerarse como una exploración ilustrada acerca de la creación y el papel del artista. Porque en este cruce de caminos hay relato autobiográfico en forma de fama y giras para un Casañ que se atrevió a mezclar géneros —otro día hablamos de los resultados de dichas mezclas— y reconocimiento para un Roca que aún se asombra si hay más de diez personas en su firma de libros. Hay disquisiciones sobre la inspiración y decepción artística, así como un análisis crítico sobre la industria musical y editorial en España —ese pasaje donde rememoran las firmas de sus primeros contratos y el reparto de royalties no tiene desperdicio—. Y, sobre todo, muchas y muchas horas de conversaciones —ellos dirán que muchos vinos y gin-tonics— para descubrir esas conexiones existentes, vidas paralelas, entre ambos artistas.

¡Felices fiestas y lecturas!

To Top