8.2
Score

Final Verdict

Un buen trabajo repleto de viejos sonidos que te conducen al pasado, pero que a diferencia de las muy numerosas producciones actuales que imitan o reciclan sonidos de épocas anteriores, aquí topamos con una precisión muy estudiada, una pasión genuina que hace que todo confluya de forma imponente y con una emoción muy natural.

Advertencia: Abstenerse advenedizos incorregibles a las nuevos estilos musicales, siendo muy recomendable, por el contrario, para los irredentos nostálgicos del shoegaze, dream pop y el Indie rock guitarrero de entre los ochenta y noventa.

Tras el oportuno aviso, nos encontramos ante un sorprendente álbum de debut, aunque desde el año 2018, pandemia mediante, ha publicado un ep y diversos singles, que nos entrega John Cudlip, que gira bajo la denominación de Launder.

Happening es extenso, con trece canciones y una hora de duración. Donde se recogen momentos melancólicos, lúgubres y hasta gélidos en un trabajo impregnado de una evidente y no negada nostalgia. Como si desde el momento presente quisieras observar nuevamente épocas pasadas de juventud inagotable, o revisar fotos antiguas, sin evitar la conveniente  e inevitable atmosfera oscura habitual en los estilos musicales que revisita sin descanso.

Se inicia con la energética “Unwound” con guitarras distorsionadas que consiguen unas melodías sencillas de recordar, que son un buen indicativo de lo que nos espera.  Pero es evidente que corte tras corte todo nos evocará a multitud de viejos grupos, sin ir mas lejos y por citar solo algunos,  “Intake” al  The Cure del Disintegration o al New Order de la época; “Blue Collar” que muchos referenciaran a Sonic Youth o The Smashing Pumpkins, pero que bajo mi punto de vista bebe directamente de Ride con unas guitarras que suponen una euforia temporal ascendente e incontrolable; sin olvidar la Indie Pop “Chipper” que bien podría por momentos ser una canción perteneciente a  DIIV, circunstancia nada extraña si tenemos en cuenta que dos de sus miembros Zachary Cold Smith y Colin Cauldfield, colaboraron en el tema que fue uno de los dos adelantos a su reciente publicación.

El elemento mas rupturista y pop que nos presentan, sería con la notable “Become”, interpretada por la artista francesa Soko, que supone un respiro en el devenir que se iba generando al avanzar el álbum, pero que al enlazar directamente con la potente “Beggar”,  quizás con las guitarras y el sonido más contundente de todo el trabajo, seguidas de “Rust”  y “Lockwood”, que atesoran  toda la distorsión necesaria para que el elemento nostálgico que nos presentan cubra  todas nuestras necesidades, o la grunge “Whitdraw” intercalada entre ambas, hace que rápidamente volvamos a la atmosfera deseada.  

Ya casi hacia el final “Harbour Mouth”  y “Parking Lot”, donde nos topamos con unas guitarras más melódicas que acaban conduciendo el tema a un buen nivel, pasarían por ser quizás las canciones más pegadizas de todo el trabajo.  Pero el cierre definitivo se produce con los casi nueve minutos de “Lantern”, que nos conduce hacia una emotividad calmada que es un perfecto punto final.

Un buen trabajo repleto de viejos sonidos que te conducen al pasado, pero que a diferencia de las muy numerosas producciones actuales que imitan o reciclan sonidos de épocas anteriores, aquí topamos con una precisión muy estudiada, una pasión genuina que hace que todo confluya de forma imponente y con una emoción muy natural, sin obviar, que el pretendido desorden de “Happening es precisamente el que hace que sea una escucha totalmente atractiva y convincente, recuperando el concepto unitario de álbum, ya casi olvidado, que debe escucharse en el orden propuesto y que mejora si se insiste en él.