8.0
Score

Final Verdict

Laughing debutan con un álbum en el que hacen un excelente repaso al pop de guitarras de las últimas cinco décadas. Un disco sólido y lleno de grandes canciones que hará las delicias de los amantes de las buenas melodías y los estribillos contagiosos.

Llevan años diciéndonos que la música hecha con guitarras tiene los días contados y que el rock es ese rollo para boomers que no interesa a la gente joven. Una chorrada como un piano de grande que se desmonta con fenómenos como los de The Lemon Twigs, que agotan entradas en España con un pop-rock de clara influencia retro. Además, con bastante gente joven entre el público. O este mismo año con Laughing, una banda de Montreal que ya os presentamos hace unos meses, y que ahora debuta con uno de esos trabajos lleno de grandes canciones que te atrapan a la primera escucha.

Aunque Laughing debutan con este ‘Because It’s True’, estamos muy lejos de encontraros con unos recién llegados. Por aquí aparecen unos músicos que han pasado por bandas como Nap EyesMonomythHuman Music y Fountain, así que se podría decir que estamos ante unos veteranos que ahora empiezan un nuevo proyecto. Una cualidad que, quizá, se necesita para lograr su propósito, que no es otro que el de recuperar el mejor pop de guitarras de los últimos cincuenta años. Y una vez logrado ese reto, dar con si propósito real: encontrar la canción de pop perfecta.

Si analizamos el pop de guitarras de los últimos cincuenta años, veremos que está lleno de bandas que se retroalimentan entre sí. Grupos de los noventa que beben de los setenta; grupos de los dos mil que se fijan en la new-wave de los ochenta, o grupos actuales que tiran de esas bandas de los noventa que miraban a los setenta. Quizá, por eso, tras una primera escucha de este trabajo, os vengan a la mente nombres como los de Teenage Fanclub o Gigolo Aunts. Y sí, hay que decir que temas como “Bruised” y “Garden Path” se dejan llevar por esa corriente. Además, con bastante acierto. Pero este primer álbum de Laughing es mucho más que eso. Solo hay que escuchar la rabia melódica de “Easier Said”, el tema que abre el disco. O lo bien que manejan las guitarras cristalinas a lo The Byrds en la preciosa “Pebble”.

Para hacer un buen repaso de lo que supone el pop de guitarras de las últimas cinco décadas, no hay que dejar fuera la corriente más americana. Tanto la más sucia y rock, que está muy bien representada por “Will She Ever Be A Friend Of Mine”, como la más cercana a los sonidos country. Y aquí tenemos que hacer una parada en “Don’t Care”. Este tema, en el que podemos escuchar como voz principal a Laura Jeffery, la baterista de la banda, es una delicia en la que fusionan una voz delicada y pop, con unas guitarras propias del Medio Oeste norteamericano. Y si nos vamos a “Secret”, nos encontramos con un cierre algo más denso en el que resulta más que evidente la influencia del folk-rock de los setenta. Además de un cierto toque de psicodelia.