Ladilla Rusa, Sala Razzmatazz 2, Curtcircuit (19/10/2019)

Sold out en una Razzmatazz que lo dio todo

Lo del humor es un tema complicado, no son pocos los que han escrito acerca del asunto y a la conclusión a la que se llega bien como fin o bien como causa fundamental es que indiscutiblemente el humor es una de las formas que tenemos de liberar las tensiones, lo que viene a ser que, desde que salimos de la cueva, hemos encontrado una forma más civilizada de liberar la adrenalina que nos generan los conflictos, mejor hacer un chiste que liarte a hostias y la música no se iba a escapar de esto.

El sábado disfrutamos de hostias como panes de un sold out en Razzmataz 2 con Ladilla Rusa, grupo que ha pillado el romi del baño de la casa del pueblo de la abuela, el descontento con una sociedad hipócrita y unos ritmos tecno-rumberos, para hacernos bailar y reír como pocos.

Tania y Victor o Victor y Tania que tanto monta, son los responsables de este proyecto lleno de ganas de pasarlo bien, diciendo lo que les apetece y el nuevo espectáculo que han montado, en palabras de Víctor “un rollo caberet que nos mola mucho”, es divertido desde el principio, un gif de la reina con esa sonrisa tan natural a la que nos tiene acostumbrados luciendo una camiseta del grupo entretiene al público mientras Nacho Ruiz el DJ que acompaña pincha clásicos como Qué pasa contigo tío de Los Golfos.

Aparecen en el escenario y el público silba y aplaude con ganas, “Queremos invitaros a nuestra fiesta” grita Tania al público mientras se preparan un Cubalibre  -lo que viene siendo el ron con cola que luchaba contra lo establecido en Cuba- y a partir de ahí todo es saltar, reír y bailar.

Y el concierto empieza con Bebo (de bar en peor), está claro a lo que hemos venido, comentan con el público que esta noche van a pasar muchas amigas por el escenario, están jugando en casa y quieren que a su fiesta se suban todas. Continúan con Princesas, la peña se conoce las letras y son coreadas las canciones enteras, no solo los estribillos, dos temas y la mecha está prendida, ya nada más que nos queda subir, durante el concierto se van alternando las intros con videos y las presentaciones de invitados al escenario.

En la segunda parte del concierto, previo cambio de vestuario, bajan al público para pillar a una encantada fan y subirla al escenario, para el tema Esclava de la moda, versión que han preparado del clásico de Sarassas Music y uno de los momentos esperado llega cuando interpretan Kitt y los coches del pasado acompañados por Joan Colomo y Alba Rihé (de las tristemente desparecidas Las Bictecs) que hizo los coros en playback, pero qué más da si esto es una fiesta y hemos venido a pasarlo bien, José María triunfa y su coche fabricado en Calzadilla de los barros provincia de Badajoz y por supuesto las niñas las niñas.

Antes de interpretar una divertidísima versión de Gay Bar de los Electric Six, Víctor nos cuenta que este tema va dedicado a todos los intolerantes, que seguro que no están en esta sala, termina la intro Tania con un “yo soy un maricón con coño” y añado, al que no le guste que coma menos. Ya estamos llegando al final de concierto y preparan al público para el tema que los dio a conocer, Macauly Culkin y su tupper de puchero llegan, la sala es una fiesta de las buenas, pero de las buenas buenas.

Y como son Ladilla Rusa y hacen lo que les sale del arco del triunfo, no hacen un encore prefieren un Bis, aparecen con todos las amigas en el escenario para volver a cantar Kitt.

Me quedo con las ganas de volver a irme de fiesta con ellos.