Bande à part!

Como generalmente se mira con desconfianza, recelo y hasta desprecio lo diferente, no deja de sorprenderme que una banda que canta en francés, con lo poco que apreciamos al país vecino por estas tierras (y en cambio se venera todo lo anglosajón), casi llene la sala La Riviera un domingo de invierno. Yo desde luego encantado, porque la verdad es que la propuesta de La Femme es una combinación original, loca e infalible. A mí me recuerdan a un cruce muy animado entre Les Rita Mitsuko e Indochine con un punto a Serge Gainsbourg ¡Ahí es nada! A pesar de esas referencias, podemos decir que La Femme son “una banda aparte”.

Venían a presentar su tercer disco, ‘Paradigmes, un trabajo ecléctico a rabiar, que muestra la diversidad musical del grupo, que va desde la fanfarria, el yeyé, la psicodelia, hasta el punk, pasando por el synth pop, las baladas o el pop más luminoso. Escúchense “Disconnexion”, “Nouvelle-Orléans”, “Pasadena” o “Le sang de mon prochain” como buena muestra de su arrebato. El sexteto francés salió con chaqueta blanca con solapas negras, con la elegancia de unos The Hives. Aunque las chaquetas duraron más bien para lucir pecho, sujetador o camisetas.

Se ganaron al público desde el primer momento, con su actitud y su poder escénico. Pero también cuando manifestaron que la primera vez que estuvieron en Madrid, tocaron la guitarra en la plaza del Dos de Mayo. Y que todavía se acuerdan de una noche de fiesta total en La Vía Láctea y otra en el Wurli. Cayeron casi todos sus temazos como “Antitaxi”, “Sur la planche”, o “Foutre le bordel”, que contienen nervio y magnetismo para hacerte bailar. “Où va le monde” es un medio tiempo que manifiesta las dudas vitales, entre coros y punteos fronterizos, “Cool Colorado” contiene la épica de los metales (vía teclados) que anuncian algo solemne.

Sacha (guitarra, theremin) muestra desparpajo y maneja los hilos a la hora de hablar con el público. Marlon (teclista) por momentos coge su teclado, como si tuviera una guitarra, para hacer solos paseándose por el escenario. Me gusta esa combinación y alternancia de voces masculinas y femeninas. Un sexteto totalmente arrollador en directo. En los bises adelantaron una canción nueva “Sácatela” que confesaron que será completamente cantada en español. El single “Le jardin”, con un aire que recuerda a Jeanette, ya adelantó esa hispanofilia. También cantaron con el público el cumpleaños feliz a David, el padre de Clémence (teclista y vocalista). Una hora y media pletórica de concierto, y todos tan contentos. Una buena fiesta para un domingo. Sacré français!

Foto: Live Nation (concierto de Barcelona)