En lo profundo del bosque

Como la mayoría de los cuentos supuestamente infantiles, Alicia en el País de las Maravillas está muy cerca de ser un relato de terror. La novela de Lewis Carroll se iba a titular originalmente Las aventuras de Alicia bajo tierra, una idea que el director Pablo Maqueda recoge en La desconocidaAquí, la protagonista es Carolina (Laia Manzanares), una chica de 16 años que conoce a través de un chat a Leo (Manolo Solo), un hombre maduro que se hace pasar por otro adolescente para engañarla. A partir de aquí, el propio Pablo Maqueda pide a los espectadores -como hizo Hitchcock con Psicosis (1960)- que no revelen los giros de la trama, ya que ir descubriendo lo que esconde cada uno de los personajes es la verdadera razón de ser de esta obra.

Maqueda ha creado un thriller muy oscuro capaz de convertir un parque infantil en una imagen terrorífica. El mundo que ha creado para esta película está habitado por monstruos disfrazados con los que nos cruzamos a diario sin saberlo. Una sociedad en la que una madre (Eva Llorach) hace ganchillo y lee novelas de crímenes, sin saber que, en realidad, hay seres capaces de crímenes mucho peores que los de la ficción. Con una interpretación soberbia de Manolo Solo, que con su respiración es capaz de provocar repulsión, La desconocida es de esas obras malsanas, que hace sentir sucio al espectador, que se revolverá incómodo en su butaca mientras se suceden las revelaciones, a cada cual más siniestra.