Con todas las entradas agotadas desde hacía días, como viene siendo la tendencia recurrente de los últimos meses,  el pasado viernes en la Sala Apolo se produjo la presentación oficial en Barcelona de “Paprika”, último trabajo publicado por La Bien Querida, a finales del pasado 2022.

El concierto se inició con extrema puntualidad con “La Perra del Hortelano”, tema que también da inicio al trabajo objeto de presentación. Pero como no podía ser de otro modo, en su desarrollo, se fueron alternando canciones del último trabajo (interpretado casi en su totalidad excepto “Juan” y “En Paz”), con otros viejos clásicos, los cuales, hicieron crecer exponencialmente la función karaoke del público asistente, siendo ganadora por abrumadora mayoría, en éste curioso ranking, la siempre esperada “Dinamita”. 

Aunque “A Veces Ni Eso”, la celebrada “¿Qué?”, “Poderes Extraños”, “Muero de Amor” y “Los Jardines de Marzo” (popularizada por la serie Paquita Salas), no se quedaron a la zaga.

Destacar la interpretación de “Recompensarte”, que en su día se publicó en colaboración con  J de los Planetas y Muchachito, siendo el miembro integrante de la banda David Rodríguez (La Estrella de David) el encargado de hacer el oportuno contrapunto. La peculiar y llamativa “Un Gatito”, producida en su día por Alizzz, que no está recogida en ningún álbum, fue otro de los momentos álgidos del concierto. 

Con un sonido correcto, la voz de Ana Fernández-Villaverde se escuchó perfectamente, bien acompañada con la banda, el concierto se convirtió en una celebración en toda regla, como es habitual con La Bien Querida.  Aunque es cierto que el público se quedó, quizás, con ganas de algo más, la duración fue de 90 minutos escasos, notando la ausencia, entre otras, de “Corpus Christi”, “Sentido Común” o “7 Días Juntos”, una de las preferidas del que suscribe.

Los bises quedaron adjudicados a “Datbay” canción perteneciente al último trabajo y otros dos temas incluidos en el álbum debut, Romancero (2009). El primero de estos fue “De Momento Abril”, que sin duda entraría en cualquier ranking con sus mejores canciones (recordemos aparecía en la película del 2013 “Barcelona Noche de Verano) y “9,6”. Éste último interpretado con posterioridad a que se encendieran las luces de la sala, generando que la cuota de los sempiternos agonías con prisas, extrañamente presentes en todos los conciertos por la presumible existencia desconocida de un mandato legal en dicho sentido,  no disfrutaran del mismo, al haber puesto pies en polvorosa previamente.