I love people’s faces

No cabe duda de que ‘The Line is a Curve’ es uno de los grandes trabajos de 2022. El último álbum de Kae Tempest no solo representa un cambio de sonido en su carrera, también es el primer disco en el que su condición como persona no binaria cuenta con un gran protagonismo. Algo que, al final, y como es lógico, termina afectando a sus canciones. Y es que,  esto ha hecho que la propuesta de Tempest se haya convertido en algo más pop y asequible para el gran público. Lo que, quizá, hizo que su fecha en Madrid prácticamente rozara el sold-out

Si los conciertos de Kae Tempest del pasado ya dejaban con la boca abierta por su fuerza y por la conexión con público que siempre ha tenido, lo de esta gira es algo absolutamente brutal. Y es que, ahora tenemos que sumar el mayor protagonismo que tiene Hinakoo Mori, la encargada de acompañar las palabras de Tempest con música. Incluso hubo un momento en que Tempest se quedó detrás del escenario y dejó que aquello se convirtiera una especie de fiesta electrónica durante unos minutos. Porque, lo cierto, es que podríamos decir que, además de todo un recital de hip-hop, también nos encontramos con todo un recital sintético de Mori. 

Resulta imposible no dejarse atrapar por un artiste que nada más empezar el concierto dedica un par de minutos a dar las gracias a todos los presentes. Incluso los que han ido acompañado a otros y otras sin saber lo que iban a encontrar. Solo con eso ya te gana desde el principio. Pero, si encima, nada más terminar su discurso, ataca un tema tan contundente como “Priority Boredom”, ya sabes que estas a punto de vivir una noche de lo más especial. El tema encargado de abrir su último trabajo también fue el encargado de abrir la primera parte del concierto, la cual estuvo basada en las canciones de ese álbum. Así, nos dejó momentos tan especiales como el que vivimos con la intensa “Salt Coast”. O algunos más potentes, como ese lado más industrial que aparece en “Move”. 

Una de las incógnitas de la noche era cómo iba a resolver el tema de las colaboraciones que hay en su último trabajo. Y la verdad es que lo hizo de diferentes maneras. Para empezar, en “I Saw The Light”, la canción que comparte con Grian Chatten de Fontaines D.C., decidió cantar solo su parte y cortar ahí. En esa preciosidad llamada “No Prizes”, fue Mori la encargada de hacer las voces que en el disco hace Lianne La Havas. Pero lo mejor vino en la bailable “More Pressure”, donde directamente dejó que sonara la música en la parte en la que rapea Kevin Abstract. Y hay que decir que tiene tanto carisma, que con tan solo quedarse de pie frente al público dejar que la música sonara, se llevo una de las grandes ovaciones de la noche. 

Tras repasar su último trabajo, tocaba echar la vista atrás y atacar algunos de sus temas del pasado. Empezando por la impactante “Europe Is Lost”, pero también dejando ver un lado más delicado y menos agresivo en “Firesmoker”. Además de hacer una versión casi tecno de su “Holy Elixir” en la que Morí sacó el mayor partido de toda la noche a sus sintetizadores. Y, como no podía ser de otra manera, el concierto terminó con la escalofriante “People’s Faces”, con la que se llevó la última de las muchas ovaciones de la noche.