La intensidad no tiene porque ser una pega cuando hablamos de música. Eso algo que ha demostrado Julien Baker a lo largo de los últimos cinco años. La artista norteamericana nos ha entregado dos discos de rock sin florituras, en los que se lo ha jugado todo a un sonido más o menos minimalista, sin apenas baterías, y dejando que sea la épica de su voz la que lleve el protagonismo. Pero eso se ha terminado. Poco a poco, ha ido metiendo más instrumentación en sus lanzamientos, y tras su paso por boygenius, el grupo que formó con Phoebe Bridgers y Lucy Dacus, parece que le ha picado el gusanillo de hacer su música más expansiva -algo que ya se pudo apreciar en el single doble que editó el año pasado-. Solo hay que escuchar “Faith Healer“, la canción que sirve como adelanto a ‘Little Obvilions‘, el que será su tercer trabajo. En ella no ha perdido la intensidad, pero ahora la comparte con una caja de ritmos y un una instrumentación mucho más rica. Así que, al piano y a la guitarra habituales, tenemos que añadir el bajo, los sintetizadores, la batería, un banjo, y hasta una mandolina. Y casi todo tocado por ella misma.

Os dejamos con el vídeo que ha dirigido Daniel Henry para la canción.

Little Obvilions‘ se pondrá a la venta el próximo 26 de febrero vía Matador / Popstock!

Foto: Alysse Gafkjen