8.1
Score

Final Verdict

Jockstrap han logrado dar con la fórmula perfecta para fusionar una buena cantidad de estilos que, en un principio, no tienen nada que ver. Y eso se refleja en un estupendo álbum de debut que está dando mucho que hablar.

Las locuras musicales se han hecho desde que el mundo es mundo, pero lo cierto es que, la mayoría de las veces, no logran trascender más allá de esa propia locura. Cuando lo hacen es porque hay algo más y al final el artista, o grupo en cuestión, que estás detrás, muestra algo más de cordura. Algo que se puede aplicar a la propuesta de Jockstrap, un dúo británico formado en 2017 por Georgia Ellery y Taylor Skye, que se ha convertido en toda una sensación en Reino Unido. Y bueno, en medio mundo, porque ya se puede decir que estamos ante uno de los discos de este 2022. Lo bueno es que han llegado hasta aquí sin ponerse ninguna norma y haciendo lo que les da la real gana.

‘I Love You Jennifer B’ es un álbum en el que no hay ningún complejo musical y en el que cada canción es una sorpresa. En momento dado, podríamos llegar a pensar que, al estar Georgia Ellery, que también milita en los aclamados Black Country, New Road, su propuesta se iba a centrar en el rock, pero no. Hay algún tema en el que las guitarras rugen un poco más, como esa “Neon” tan post-punk que lo abre, pero lo cierto es que no es lo que más encontramos aquí. Jockstrap han preferido que su álbum de debut sea un collage en el que hay pop de lo más comercial, folk con sabor a los sesenta, jazz retro, o techno. Y lo mas sorprendente, es que todo encaja a la perfección.

No estamos ante una banda que busque el hit fácil, pero sí ante una que tiene un punto muy melódico con el que logran dotar sus canciones de esa facilidad que se busca de buenas a primeras. Y lo hacen en sus múltiples facetas musicales. Ahí están las adictivas “Jennifer B” y “Debra”, en las que juegan con su lado más electrónico. Aunque siempre a su manera, porque en la segunda meten un teclado que parece salido de una película de Bollywood. Y es que, a medida que van pasando las canciones, nos vamos dando cuenta de que las bandas sonoras son algo muy importante para el dúo. De hecho, no puede resultar más evidente en cortes como “What’s It All About?” o “Concrete Over Water”, que parecen salidos de un musical de Broadway. Aunque sí es cierto que en la segunda les entra una pequeña locura electrónica.

Como hemos comentado, Jockstrap no son de irse al hit fácil, pero sí que cuentan con unos cuantos temas que podrían funcionar en ese mundo. Es el caso de “Greatest Hits”, donde nos enseñan su particular forma de ver el pop más mainstream -con mención a Madonna incluida-. O de “Glasgow”, una pequeña locura de folk-pop llena de cuerdas que no puede resultar más deliciosa y pegadiza. Además de “50/50”, toda una barbaridad techno, de lo más extravagante, y de estribillo onomatopéyico, que cierra el disco llevándote a la pista de baile de la forma más efusiva.