Ahora que Joan Manuel Serrat encara el postrero tramo de su gira de despedida, a los 78 años y tras casi 60 en los escenarios, que menos que rendirle un humilde homenaje en esta sección. Eso es lo que nos permite Entre el cielo y el mar, una atractiva obra colectiva con la que Efe Eme nos invita a adentrarnos en la vastísima trayectoria del «noi de Poble Sec». Reivindicando así, a la vez que ayudándonos a comprender algo más, a quién muy probablemente sea la mayor figura de la historia de la música en este país. Y parte de la educación sentimental, herencia familiar felizmente transmitida, de quien escribe. No creo ser precisamente el único…

Coordinado por el director de Cuadernos Efe Eme, Juan Puchades, por Joan Manuel Serrat desfilan la plana mayor de sus autores, una docena de plumas, entre las que se encuentran, además del ya mencionado, Javier M. Alcaraz, Víctor R. Alfaro, César Campoy, África Egido, Luis García Gil, Luis Lapuente, Arancha Moreno, Carlos Pérez de Ziriza, César Prieto, Manolo Tarancón y Eduardo Tébar. Todos ellos ponen su granito de arena en un afamado viaje donde se aborda la figura del artista catalán mediante dos vías bien distintas.

Y es que, por un lado, Joan Manuel Serrat. Entre el cielo y el mar es el resultado de un ingente trabajo de hemeroteca, rescatando una generosa selección de declaraciones ofrecidas por el compositor e intérprete a lo largo de los años, lustros, décadas, media centuria… Por el otro, un pormenorizado análisis, si acaso algo acrítico —no todo envejece igual—, de su extensa discografía —se aconseja al lector tenerla siempre muy a mano— que, junto a los lanzamientos oficiales, asimismo se detiene en rarezas, discos tributo e incluso su filmografía. Un «en sus propias palabras» emparejado con una guía musical de lo más completa.

Dicha combinación nos permite apreciar la evolución serratiana. Quizás no tanto en el terreno personal, ya que del volumen apenas pueden extraerse pinceladas «privadas», al margen de lo estrictamente musical —además, se me antoja harto significativo las escasas afirmaciones recogidas en el ya nada nuevo milenio—. Si no, sobre todo, artística. En ese sentido, Joan Manuel Serrat. Entre el cielo y el mar deviene una obra notable, mostrándonos las diferentes etapas de una dilatadísima, difícilmente comparable, carrera.

Porque Joan Manuel Serrat expone, primero, a un joven ambicioso, de ideas claras. Alguien sin miedo de arriesgar sus incipientes inicios con decisiones peliagudas, chocando con la dictadura por el caso «La-la-la», o lidiando con el sempiterno tema idiomático. Apostando por proyectos que, a priori, no auguraban éxito comercial —los enormes discos de «los poetas»—. Y, luego, a un artista que ha ido madurando sin estridencias, conspiranoias, banderas, o Tik Toks. Abordando múltiples registros y singladuras para hacerlos siempre suyos. Dignificando la canción popular hasta la excelencia. Y lo que es aún más inusual. Siendo responsable de la banda sonora no solo D’un temps, un pais. Si no la de varias generaciones en España y América Latina.

Admitiendo lo titánico de la tarea, dada la dimensión y relevancia del personaje —acaso solo debatible en la era digital, o desde que empezó a girar con Sabina, no todo iba a ser bueno— creo que queda pendiente una obra que se atreva a ponderar el legado y trascendencia de Joan Manuel Serrat en la historia de la música española. Mientras tanto, aquí tenemos un estupendo libro para aventurarse a recuperar o, aunque parezca imposible, (re)descubrir a un artista, y su cancionero, inagotables…