Jehnny Beth, ‘To Love Is To Live’ (Caroline/Music As Usual, 2020)

Álbum de debut de la cantante de Savages

Jehnny Beth es una de las cantantes más potentes y con más carisma de la actualidad. La vocalista francesa ha demostrado su poderío al frente de Savages, tanto con sus discos, con dos trabajos que forman parte de lo mejor del rock femenino de la década pasada, como con sus directos, que son como una apisonadora. Pero ahora, con la banda prácticamente parada desde 2016, ha tenido la necesidad de comenzar con una carrera en solitario. Y lo hace con un disco arisco y poco complaciente, que tiene sus más y sus menos.

To Love Is To Live’ es un trabajo inspirado en la muerte de David Bowie. Tras este suceso, y tras escuchar ‘Blackstar’ en bucle, Beth tuvo la necesidad de hacer algo por ella misma y no quedarse solo en la cantante de un grupo. Quizá viene de ahí que estemos ante un disco oscuro y que, por momentos, resulta algo crudo. Para ello ha contado a la producción con FloodAtticus Ross y Johnny Hostile, todo un trío de lujo con el que ha conseguido un sonido apabullante. Lo malo es que parece que se ha esforzado más en crear esa atmosfera, que en crear canciones que funcionen por sí solas. 

El disco se abre con la cinematográfica “I Am”, una canción en la que ya enseña una de las cartas principales del disco: la intensidad. Tanto en su faceta más rock, como en su lado más electrónico, se deja la piel en cada canción, lo que a veces resulta un tanto excesivo. Así, nos encontramos con arrebatos guitarreros como los de “I’m The Man” y “How Could You”, en las que tira de contundencia. Y la verdad es que su objetivo de impactar sí que lo consigue. Sobre todo, en la segunda, donde colabora Joe Talbot de Idles. Pero lo mejor viene en los temas más sintéticos, en los cuales está un poco más contenida. Ahí están “Innocence” y “Flower”, que forman un dúo de introducción perfecto. O esa “Heroine” algo escurridiza y oscura que cuenta con un punto esperanza final con ese piano y esos coros preciosistas. Y si ya nos vamos a “French Countryside”, nos encontramos con una bonita balada al piano, la cual, por esa simpleza que contrarresta con el resto del disco, entra de maravilla. Eso sí, para cerrar, prefiere volver a la intensidad y entregar una “Human” de lo más excesiva. 

Reseña Panorama
Puntuación