7.5
Score

Final Verdict

James consiguen hacer un nuevo trabajo notable en el que suman varios hits a su extensa lista de grandes canciones. Además, de las restantes, tan solo dos o tres son un poco más olvidables. Algo que, tras casi 40 años de carrera, tiene bastante mérito.

Casi sin darnos cuenta, James se han convertido en una de las bandas más longevas del pop británico. Los de Tim Booth están a punto de cumplir cuatro décadas de carrera, y además con una actividad que ya quisieran muchos. Porque, desde que se volvieron a juntar en 2008, prácticamente no han parado de sacar discos y hacer giras. Algo que es un tanto peligroso, porque, aunque nadie duda del talento del grupo de Manchester, sí que es difícil de mantener el nivel con una actividad así. Pero lo bueno es que parece que, tras algún disco que otro más irregular, con su nuevo álbum han recuperado la buena forma.

All The Colours Of You‘ es otro de los discos que no ha podido esquivar la pandemia. Pero no necesariamente se centra en ella. Sí que tuvieron que trabajar de una forma diferente a la hora de grabarlo, ya que Tim Booth es el único que vive en Estados Unidos, hogar también de Jacknife Lee, su productor. Además, casualmente, vivían a tan solo tres kilómetros de distancia, por lo que hicieron piña en el estudio mientras los demás miembros de la banda enviaban sus partes desde diferentes puntos del mundo. Lo que no parece que haya afectado mucho a su resultado final, ya que es un trabajo bastante sólido.

Estamos ante un álbum en el que la faceta más electrónica de James gana la partida. De hecho, el batería de la banda debe de estar pensando qué ha pasado con su instrumento, que prácticamente brilla por su ausencia. Y es que, la cajas de ritmos están a la orden el día en este trabajo, y a veces saturan un poco. Porque aquí reconocer que se echa un poco de menos su faceta más rock. Pero bueno, también son expertos en hacer hits con su lado más sintético, y aquí hay varios ejemplos. Como el tema titular, en el que se sacan de la manga una épica canción inspirada en todo el mal que ha hecho Trump en sus cuatro años de mandato. O esa preciosidad llamada “Beautiful Beaches“, la cual se inspira en los incendios que asolaron California a principio de 2020. Además de la emocionante “Isabella“, que es un clásico marca de la casa.

James no suelen contenerse mucho en sus canciones, y siempre les ha gustado un buen chute de épica. Pero hay veces que la ocasión lo requiere. Es el caso de “Recover“, uno de los momentos más reposados del álbum, el cual habla de la muerte del suegro de Tim Booth por COVID. O de “Miss America“, en la que vuelven a examinar a los Estados Unidos más recientes. Pero es cierto que son casos contados y que aquí predomina la euforia. Como es coro que aparece en el estribillo de “Wherever It Takes Us“. O el piano juguetón que lleva las riendas en la muy pop “Getting Myself Into“. Y es que parece que James han decidido que su nuevo álbum sea la banda sonora perfecta para este final de pandemia. Y no lo han conseguido por muy poco.