Imprescindibles del Primavera Club 2015

Ya está aquí una nueva edición del felizmente renacido Primavera Club. El fin de semana que viene, del 23 al 25 de octubre, tendremos cuarenta y cinco propuestas muy diversas entre las que poder elegir y, por qué no decirlo, en muchos casos descubrir, sin los agobios de las masificaciones del “hermano mayor”, el Primavera Sound, y en formato de sala, lo que suele ser más edificante. Sin ninguna pretensión de ofrecer un artículo exhaustivo banda por banda, hemos seleccionado nuestra decena de imprescindibles, más un añadido final con otras sugerencias. Vamos allá.

Novella
Hipnosis. Una auténtica sesión de hipnosis musical es lo que nos aguarda con este quinteto londinense responsable de facturar canciones que sueñan con los sesenta mientras atacan con los noventa, mezclando la psicodelia y las brumas en las voces de Hollie Warren y Sophy Hollington con el tan de moda shoegaze y una nueva vuelta de tuerca hacia el krautrock que se vislumbra en su disco de debut Land (Sinderlyn, 2015). Entre las primeras Warpaint, los My Bloody Valentine, más pop, Neu! o las Dum Dum Girls más atmosféricas. Irresistible coctelera sónica.

Cristobal and the Sea
Y de ritmos sinuosos a ritmos tropicales, gracias a este cuarteto de marítimo nombre y procedencias diversas —Inglaterra, Portugal, Francia y España— que insuflan de samba, bossa nova y aires brasileños a sus composiciones psicodélicas y experimentales, siempre sin perder de vista la pegada pop. Con el recién publicado álbum de debut Sugar Now (City Slang, 2015) bajo el brazo ampliando lo apuntado en su primer EP Peach Bells, en Barcelona comprobaremos si la tropicalia pop, como autodefinen su sonido, es tan adictiva en directo como en disco.

Jessica Pratt
El folk va a ser una de la estrellas de este Primavera Club. Y una de sus mejores exponentes, sobre todo por su magnetismo vocal —grandes como Joni Mitchell, Sibylle Baier y Karen Dalton vienen rápidamente a la mente— y la capacidad para sonar añeja y sin embargo resultar sorprendente, es la joven californiana Jessica Pratt. Con dos deliciosos discos publicados, el segundo, On Your Own Love Again (Drag City, 2015), destinado a hacerse un hueco entre lo más memorable del año, su concierto promete ser uno de los momentos más especiales de todo el Festival.

Samantha Crain
Más tradicional y árido pero igualmente fascinante, otra buena dosis de folk nos llegará de la mano de esta norteamericana, oriunda de Oklahoma, que pese a su juventud ya ha publicado cuatro discos, el último de ellos Under Branch & Thorn & Tree, este mismo año 2015, confirmando su lugar entre las cantautoras más intensas y poderosas que hay en la actualidad.

Hazte Lapón
Desde esta misma semana ya se puede escuchar No son tu marido (El Genio Equivocado, 2015), flamante nuevo disco de Manuel González Molinier y Saray Botella. Deberíais hacerlo, porque estamos hablando del MEJOR DISCO NACIONAL DEL AÑO —así en mayúsculas, que quede bien claro, que lo pueda entender hasta el presidente de la “¿y la europea?”—. El pop se sienta en el diván, se psicoanaliza, y alcanza cotas de expresividad, lirismo existencialista y alcance emocional alucinantes.

Fraser A. Gorman
Nuestra querida Courtney Barnett aparece en sus videoclips y su sello Milky Records ha lanzado su disco Slow Gum. Y no es de extrañar, porque su compatriota se ha sacado de la chistera un discazo de country-folk soleado, animoso y expansivo. California pasa por Melbourne. Otro artista más a añadir a la interminable lista de grupos y músicos que demuestran que nuestras antípodas están en otra liga. Y que dure.

Ultimate Painting
Cambio de tercio. El proyecto paralelo de Jack Cooper de Mazes y James Hoare de Veronica Falls ya tiene nombre y apellidos, de título homónimo (Green Lanes, 2015) y resultados fantásticos. Los Feelies, The Kinks, la Velvet, algo de Pavement y —cómo no— algo de kiwi-pop para una primera tanda de canciones de pop de impecable factura y melodías indelebles, de esas que no sufren el paso del tiempo.

J. Fernández
De regreso a la psicodelia, pero ahora de fabricación lo-fi y con una cierta querencia por el caos, es lo que nos ofrece este artista afincado en Chicago, que en su más reciente trabajo Many Levels Of Laughter (Joyful Noise, 2015) parece abrir nuevas vetas en esa exploración del pop en su versión más lánguida y melancólica, que lo entronca tanto con Tim Buckley, como los Byrds y Robyn Hitchcok.

Chastity Belt
Tras su irónico —y deprimente— nombre se esconden cuatro chicas provenientes de Seattle, Washington, armadas con un arsenal de guitarras y un descarado sentido del humor, algo así como si las películas de Judd Apatow tuvieran un reverso femenino. Su segundo disco, Time To Go Home (Hardly Art, 2015) es una refrescante revisión del indie-rock noventero y el movimiento riot grrrl, más enrevesado, esquivo pero punzante y, sobre todo, burlón.

Algiers
Y cerramos nuestros indispensables con un terceto llamado a grandes cosas. Una propuesta arriesgada y mutante, donde el blues-rock batalla con el post-punk abrasivo que dialoga con sombríos tonos funkies, todo aderezado con letras comprometidas y una puesta en escena que, a juzgar por algunos vídeos que circulan por ahí, promete ser sobrecogedora. A la espera de que llegue su actuación el próximo domingo, vale la pena bucear en su álbum de debut Algiers, publicado por Matador Records. Te va a noquear.

Acabamos este listado con más nombres a tener en cuenta. De la cuota nacional destacamos el tenebroso post-rock experimental de los barceloneses Redthread; la estupenda pegada indie-rock del primer sencillo de Heather, que nos ha dejado con unas enormes ganas de más; o la honestidad brutal, intimismo a flor de piel, de Sant Miquel. Tampoco nos queremos olvidar de NAKED y la voz de otro mundo de Agnes Gryczkowska, la versión siniestra de The XX; el pop con tintes electrónicos de Megham Remy, más conocida como U.S. Girls; o Deradoorian, el singular proyecto en solitario de la vocalista de Dirty Projectors. Como siempre, ¡mucho por ver en el Primavera Club!