8.2
Score

Final Verdict

Iceage se dejan llevar por la mano de Sonic Boom en su quinto trabajo. Todo un acierto, porque ‘Seek Shelter’ es un disco lleno de grandes momentos con el que, no solo cambian de rumbo, también engrandecen un poco más su excelente carrera.

Hay veces que la mano de un productor puede cambiar por completo la forma de ver la música de una banda. Un claro ejemplo lo tenemos en el nuevo trabajo de los daneses Iceage. La producción de Sonic Boom (Pete Kamber de Spacemen 3) ha traído nuevos aires a las canciones del grupo liderado por Elias Bender Rønnenfelt, que se ha quitado de encima buena parte de la crudeza con la que contaban sus álbumes anteriores. Eso sí, sin perder su personalidad. 

Grabado en doce días en un estudio de Lisboa que se caía a cachos -al parecer, tenían que cubrir los cubos para las goteras con trozos de tela para que el sonido de las gotas cayendo no llegara a los micrófonos-, ‘Seek Shelter’ es un trabajo vibrante, y bastante más cálido que sus predecesores, que sorprenderá a muchos de sus seguidores. Un disco en el que acogen las nuevas ideas con toda naturalidad. Como el hecho de que colabore el Lisboa Gospel Collective, en un par de temas -impresionantes “Shelter Song” y “Love Kills Slowly”-, o de que se metan de lleno en el sonido Manchester de finales de los ochenta en la genial “Vendetta”. 

Iceage siguen siendo una banda de rock, eso no ha cambiado, pero ahora han enriquecido su propuesta. Cualquiera que disfrutara de sus viejas canciones en el pasado, puede disfrutar igual de cortes como “High & Hurt” o “Gold City”. Porque, esos aires a lo Spiritualized que tiene la primera, y el rock de estadio a lo Springsteen de la segunda, suman, no restan. Y yendo un poco más allá, cuando se meten en terrenos mucho más suaves, como es el caso de “Drink Rain”, donde las guitarras brillan por su ausencia, no pueden sonar mejor. Pero también han cambiado su forma de ver el rock más potente, porque la enérgica “Dear Saint Cecilia”, es todo un cañonazo acelerado de lo más garage-pop.

Quizá sea en “The Holding Hand”, el tema que cierra el disco, donde nos muestran algo más cercano a su pasado. Por lo menos en su intensidad final, que es donde más se aprecia esa influencia de Nick Cave que los ha acompañado a lo largo de su carrera. Eso sí, la fusionan con ese sonido cercano al space-rock que planea en buena parte del disco. Y es que, como decíamos al principio, un productor puede ser clave en tu carrera.