La energía mística de las gemelas Díaz arropó la [2] del Apolo el pasado jueves 24 de noviembre. Era la décima parada de su gira europea en la que están presentando su última producción discográfica, Spell 31 (XL Recordings, 2022). Las cubano-francesas fueron recibidas con mucha euforia por una rica mezcla de gentilicios que colmó la mítica sala del Poble Sec.

Lejos de la austeridad del show con el que las conocí en 2015, ahora el escenario se viste con un par de estructuras metálicas con leds de colores. En dicha armazón se encuentran la batería de Ismaël Nobour y los teclados de Nicholas Vella, músicos que acompañan a las hermanas en su tour. Una gran pantalla al fondo se encarga de complementar con visuales el poderío que tienen sobre las tablas Lisa-Kaindé y Naomi.

«Made of Gold», el primer sencillo de su más reciente álbum, abre el concierto y el rapero británico Pa Salieu las acompaña en forma de vídeo. Le sigue “Me voy”, canción de su disco anterior Ash (XL Recordings, 2017). 

En varios temas las hermanas van pivotando entre instrumentos de percusión y un teclado para darle más emotividad a su performance. Naomi siguió los pasos de su padre, el reconocido percusionista cubano Anga Díaz, y toca con mucho arte el cajón. En la otra esquina del escenario, a Lisa-Kaindé se le ve cómoda detrás de las teclas.

A pesar de haber dado un vuelco más pop en sus últimas producciones, las hermanas no olvidan el disco que las dio a conocer gracias a esa exquisita combinación de sonidos afro-caribeños con el R&B. De su debut homónimo interpretaron “Mama says”, “Oya” y la poderosa “River”.

También disfrutamos de un par de temas que no están en sus discos oficiales. «This is not America», colaboración con el puertoriqueño Residente. Y “Juice of Mandarins”, estrenada el pasado mes de octubre en el popular COLORS show.

Con “Deathless” han hecho cantar al público pidiendo que hicieran temblar la tierra con la voz. Retomando lo que es la promoción de su última producción, entonaron «Lavender & Red Roses», que en el disco interpretan junto a Jorja Smith, y la canción que habla hermosamente del amor fraternal, “Sister 2 Sister”.

Durante la hora y media de concierto hubo muchas subidas y bajadas de ritmos, pero eso no evitó que lograran una conexión intensa con el público. Recordaron con especial sentimiento que su padre vivió y murió en la provincia de Barcelona y por eso es un lugar especial para ellas. Para cerrar agradecieron desde el corazón por venir al show dada la situación tan difícil en la que se encuentra el mundo actualmente.

FOTOS: VERÓNICA ESTRADA