8.0
Score

Final Verdict

Hot Chip siguen haciendo magia con su pop bailable en ‘Freakout/Release’. Un disco que habla de temas como la depresión y la muerte, pero que te saca a la pista de baile a las primeras de cambio.

No hay muchas bandas que lleven más de dos décadas de carrera y ocho discos y sigan sonando vigorosas y actuales. Hot Chip son una de ellas. Desde Londres, el grupo formado por Alexis Taylor, Joe Goddard, Al Doyle, Owen Clarke y Felix Martin, nos ha dejado una colección de canciones a la que es fácil recurrir cuando nos queremos lanzar a la pista de baile más pop. Además, tienen uno de esos directos que te hacen olvidar cualquier día tonto. Y, aunque han tenido algún un pequeño bajón en su carrera, lo cierto es que sus últimos trabajos están a nivel muy alto. La mejor prueba la tenemos en este octavo álbum.

Freakout/Release’ es uno de los trabajos más eclécticos de la carrera de Hot Chip. El hecho de que, por primera vez, hayan escrito el disco juntos en la misma habitación, ha servido para que cada uno ponga su granito de arena a estas canciones. Además, lo han grabado en directo en el estudio que Al Doyle montó durante la pandemia. Quizá, por eso, nos encontremos con alguna pequeña locura como el tema que da título al álbum, donde las guitarras sobresalen más que nunca. O con un corte cercano al funk ochentero más reposado como es “Hard To Be Funky”, que cuenta con una de las mejores frases del disco – «Ain’t it hard to be funky when you’re not feeling sexy? /And it’s hard to feel sexy when your not very funky»-. Pero, en líneas generales, tiran de su sonido de siempre.

A pesar de que unas cuantas de sus letras giran en torno a la depresión o a la muerte, ‘Freakout/Release’ es uno de los trabajos más bailables de su carrera. Es como si nos dijeran que hay que deshacerse de las penas en la pista de baile. Y es algo que consiguen desde el principio con “Down”, en la que se valen de un sampler de Universal Togetherness Band para dar con un tremendo himno de disco-funk. O en esa “Eleanor” tan pegadiza donde sacan a relucir su lado más pop. Una faceta que también explotan en la potente, y tecno, “Time”, o en la algo más melancólica “Miss The Bliss”. Además de en esa preciosidad llamada “Broken”, una canción sobre la depresión que, curiosamente, suena de lo más esperanzadora.

Sí es cierto que a lo largo del álbum hay algún tema más flojo, como esa “The Evil That Men Do” en la que colabora el rapero Candence Weapon, la cual no termina de cuajar. Lo bueno es que Hot Chip siempre saben como terminar un disco y hacer que al oyente le entren ganas de volver a escuchar el disco de nuevo. Y aquí cuentan con dos armas infalibles. La primera es “Guilty”, un vibrante y pegadizo corte de pop que no puede sonar más a los ochenta. Además, cuenta con dos estribillos, lo que hace que sea incluso más infalible. La segunda es “Out Of My Depth”, que juega la carta de cerrar de forma impactante y potente. Y hay que reconocer que funciona, porque esa batería potente que los mete de lleno en sonidos kraut, les sienta de maravilla.