Libertad y talento

Inspirándose en la vida del famoso diseñador de moda estadounidense, la miniserie Halston, le sirve a Ryan MurphyPoseHollywood– para abordar los temas habituales de sus ficciones: la doble vida del colectivo LGTBI y la discriminación que han sufrido históricamente (y la que siguen soportando); el lado oscuro de los famosos y del sueño americano. Si habéis visto las series de Murphy sabréis que le gusta el escándalo: sus personajes -reales o no- suelen pasar con facilidad del lujo y la fama a los sórdidos ambientes de la prostitución y las drogas. Aquí, Murphy produce y escribe la serie ideada por el autor teatral Sharr White, que protagoniza un soberbio Ewan McGregor.

Halston es un talentoso diseñador, tan borde y soberbio gracias a su talento, como inseguro y sensible por una infancia complicada. Halston tiene todo tipo de elementos sensacionalistas: abundante ingesta de drogas; amantes chaperos venezolanos; un paseo por el mítico Studio 54 como símbolo de una época de desenfreno -y de libertad- que acabó con la aparición del SIDA; el lado oscuro de los famosos -la estupenda Krysta Rodríguez da vida a Liza Minelli-; y además, Murphy siempre incluye escenas de sexo gay -bastante explícitas- con la sana intención de normalizar -y seguramente, de provocar y escandalizar a más de uno-. Pero sobre todo, la historia del ascenso a la fama, el auge y la caída de Halston, es una reflexión sobre el capitalismo, retratado en su cara más voraz e insaciable, una idea que se personaliza en el matizado personaje del empresario David Mahoney, excelente Bill Pullman, capaz de explotar el talento sin ningún tipo de moral. 

Halston nos dice que por muy conservadora que sea una multinacional de cara al público, si huele dinero no pondrá reparos en pagar cantidades de dinero inmorales a un drogadicto. Halston es un ejemplo de rebeldía -autodestructiva, sí- aunque se haya ‘vendido’ al sistema y aunque haya podido vivir toda su vida sin ningún tipo de apuro económico, tras vender, incluso, su propio nombre. Un ser humano convertido en marca que buscará escapar de su propio imperio en una serie de lujoso diseño de producción y vestuario, estupendamente dirigida por Daniel Minahan en todos sus capítulos, con buenas interpretaciones, como la ya destacada de McGregor. Está nominada a 5 premios Emmy.