7.2
Score

Final Verdict

Grian Chatten, realiza su tenue debut en solitario mostrándonos su parte más suave y sensible. Esta colección de canciones no alzará a Grian a un nivel superior como solista, pero se debe reconocer que el trabajo cumple a la perfección con las intenciones.

El cantante de Fontaines D.C., Grian Chatten, realiza su tenue debut en solitario mostrándonos su parte más suave y sensible. Quizás por eso en un principio la perspectiva de escuchar el disco, sinceramente, no me cautivó en exceso, pero una vez puestos a ello, debo reconocer que supuso una agradable sorpresa.

A lo largo de las nueve canciones que integran el trabajo, nos encontramos con una experiencia variada, lucida y conmovedora que te sumerge e integra casi al instante, a pesar, de no ser, reconozcámoslo, un álbum ni mucho menos perfecto. Pero es más cierto que se le debe reconocer la consistencia, coherencia temática y la presencia palpable de un cariño indudable en su gestación. 

Evidentemente, no tiene nada que ver el presente trabajo con las tres entregas previas del grupo (el único acercamiento con respecto a lo publicado hasta la fecha sería “The Couple Across the Way” del Skinty Fia”, último trabajo entregado por Fontaines D.C.).

El primer acercamiento, muy básico, para comprender que supone este Chaos For the Fly sería eliminar por completo la sección rítmica y toda relación con el divertido post punk que atesoran y rebosan los Fontaines, D.C. en sus trabajos, le introducimos unas guitarras acústicas melodiosas, unos sintetizadores, cuerdas, cajas de ritmos y los coros de Georgie Jesson, prometida de Grian y, ya tendríamos la definición musical perfecta de este trabajo que entrega una serie de canciones intimas, clásicas, embrujadas y melancólicas.

Prueba indudable de ello, la atmosférica “The Score”, que abre el álbum y nos prepara para el recorrido que nos espera con un Grian Chatten en modo tranquilo, sosegado y un punto malhumorado con ligeros recuerdos a lo que podría ser un Nick Drake resacoso (sin duda tema influenciado por la participación de Fontaines D.C. en el disco homenaje “The Endless Coured Ways: The Songs of Nick Drake”, recientemente publicado).

A continuación, destaca como uno de los mejores cortes, “Last Time Every Time Forever” con una guitarra acústica aguda y penetrante, armonía vocal hipnótica y un ritmo que hace muy fácil perderse dentro de la canción.

La tercera pista, “Fairlies”, es la más que correcta canción folk-rock ya tantas veces escuchada, donde quizás también es donde más brilla la participación en la producción de Dan Carey (también productor, entre otros de Foals o Wet Leg, como de los propios Fontaines D.C.).

La vibrante “Bob’s casino”, otro momento destacado del álbum, sorprende por su inicio orquestal, con aparición de metales y un bajo relajado que nos conduce a un ritmo hipnótico y ensoñador, que por momentos, especialmente por los coros, evocaría a Stereolab o incluso Spiritualized. Un buen tema.

En esa prueba de diferentes percepciones que de forma ininterrumpida se nos presentan, topamos con “All of the people” una sombría, cruda y amarga andanada contra los falsos amigos con los que debe lidiar un famoso cantante de una exitosa banda de rock, a la cual le sigue la pieza más electrónica, “East Coast Bed”, con un cierto aire trip hop, seguida de la popularmente energética “Salt Throwers off a Truck” o la suave y alejada de toda estridencia “I Am So Far”.

Todo ello nos lleva a “Season for Pain”, notablemente sobria y tranquila, la cual es una manera muy acertada de finalizar este “Chaos For the Fly con un tema que parece que quiera saldar algún tipo de antigua deuda pendiente con Nirvana.

Esta colección de canciones no alzará a Grian Chatten a un nivel superior como solista, pero se debe reconocer que el trabajo cumple a la perfección con las intenciones iniciales que provocaron su gestación, siendo indudable que como mínimo debería servir para que el ansiado regreso de la banda, Fontaines D.C., encuentre la motivación y el sostén perfectos para presentar unas nuevas entregas mucho más versátiles.