¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Son los dos monstruos gigantes más famosos y estaban destinados a enfrentarse. De hecho, King Kong y Godzilla ya han medido sus fuerzas en la gran pantalla. Pero no nos adelantemos. King Kong nació en 1933 en la película que es hoy un clásico absoluto, un mito puramente cinematográfico, orquestado por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack, al que dio vida el animador, padre de la stop motionWillis O´Brien, que ya tenía experiencia haciendo dinosaurios en la muda El mundo perdido (1925). El éxito de Kong produjo simpáticas, pero menores, secuelas como la inmediata El hijo de Kong (1933) y la tardía El gran gorila (1949). El principal mérito de esta última es haber servido de campo de entrenamiento para el rey de los monstruos gigantes, Ray Harryhausen, quien realizaría más tarde una película importante de serie B, El monstruo de los tiempos remotos (1953) en la que un experimento nuclear devuelve a la vida a un dinosaurio. ¿Os suena? La película anticipaba la aparición, apenas un año después, de la japonesa Godzilla, dirigida por Ishiro Honda -ayudante habitual de Akira Kurosawa– pero sustituyendo la preciosa animación artesanal stop motion por un actor enfundado en un traje de goma que se dedica a destrozar detalladas maquetas de ciudades, creadas por el experto en efectos especiales Eiji Tsuburaya. Si King Kong (1933) es pura aventura y un viaje al subconsciente -Isla Calavera- y a nuestros miedos primitivos luego liberados en la gran ciudad -Nueva York-, el primer Godzilla era una pesadilla, oscura y terrorífica, que representaba el miedo, la culpa y la pérdida de las muy reales explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki. A pesar de la muerte del monstruo, la película tendría una secuela inmediata en Godzilla contraataca (1955), en la que el saurio radioactivo dejaba ya de ser una amenaza absoluta para enfrentarse a otra criatura, Anguirus. La siguiente aventura de Godzilla, y su tercera aparición en la pantalla, sería ya enfrentándose al mítico King Kong.

Curiosamente, King Kong vs. Godzilla (1962) tendría su origen en una idea de Willis O´Brien, que quería enfrentar a la octava maravilla del mundo contra el monstruo de Frankenstein. Aquello no fructificó como O´Brien lo esperaba, sino que fue utilizado por la japonesa Toho para orquestar el enfrentamiento entre los dos míticos monstruos gigantes. Así, King Kong se metía en terreno japonés y pasaba de ser un muñeco animado a un actor enfundado en un grotesco traje de simio, sin duda, horrible. Dirigida por Ishiro Honda, por primera vez vemos a los monstruos en color, lo que le da a la película un aire muy pop. King Kong es aquí un monigote gracioso, convertido en el héroe de la película, pero Godzilla también pierde su aura de pesadilla, a pesar de ser el villano de la función. Ambos se enfrentarán en un ridículo combate de lucha libre, en una película que es pura diversión infantil. Desmintamos la leyenda de los dos finales: uno japonés, en el que ganaba Godzilla y otro ‘proamericano’ en el que salía victorioso el gorila gigante. En realidad, solo existiría la conocida versión en la que Kong se corona campeón de los monstruos gigantes. Tras esto, el simio viviría otra aventura más en su versión japonesa, King Kong Escapa (1967), otro irresistible delirio pop de Ishiro Honda que mezcla la aventura selvática con el film de espías y en la que aparece una versión robot de Kong, Mechanikong. Ya estáis viéndola en Filmin.

La Toho seguiría explotando a Godzilla en la misma tónica, pero convirtiendo paulatinamente al monstruo en héroe, y enfrentándolo a otras bestias enormes como Mothra, Rodan y King Gidorah, entre las más destacadas. 15 películas fueron dedicadas al monstruo en su época clásica -Serie Showa- para vivir luego un reinicio en 1984 que daría pie a 7 películas más -Serie Heisei-, seguido de un nuevo remake en 1999, que daría pie a otros 6 títulos -Serie Millenium-. Pero la estética del monstruo sería siempre la de un actor disfrazado. Mencionemos la última y sorprendente película producida por Toho, en 2016, Shin Godzilla, de trasfondo ecológico y reconvirtiendo a la criatura en una amenaza. Mientras tanto, en Estados Unidos, la vida de Kong ha sido mucho más exigua. En 1976 el elefantiásico productor Dino Delaurentis levantó un proyecto que actualizaba a King Kong, pero que optaba por convertirlo, de nuevo, en un hombre enfundado en un sofisticado traje de gorila, creado y utilizado por el experto en efectos especiales, Rick Baker. Hubo una secuela en 1986.

En 1993, Parque Jurásico de Steven Spielbergrevolucionaba los efectos especiales creando dinosaurios digitales que condenarían a la extinción a los reptiles antediluvianos animados por stop motion. Dicha tecnología permitiría al experto en destruir la humanidad, el alemán Roland Emmerich, traer a Godzilla a Estados Unidos en la olvidable película de 1998, un entretenido remake a lo Spielberg que contaba con un interesante diseño de la criatura, obra de Patrick Tatopoulos. Esos mismos efectos digitales son los que utilizaría un enamorado de la stop motion y de la película original, como Peter Jackson, para hacer su propia y estupenda versión de King Kong en 2005.

Saltamos ahora a 2014, cuando se estrenaba un nuevo remake estadounidense de Godzilla, dirigido por Gareth Edwards, con la ambición de inaugurar el llamado Monsterverso, siguiendo la estela del éxito de Marvel Studios y sus películas interconectadas. Aquella primera cinta fue una apuesta arriesgada por hacer algo diferente a lo esperado. El tono era sorprendentemente serio, el subtexto era ecológico, y el monstruo que da nombre a la película no era exactamente una amenaza, sino una criatura relativamente pacífica que defiende a la humanidad, aunque sea de rebote. Se notaba la influencia de Monstruoso (2008), en la que J.J. AbramsDrew Goddard Matt Reeves hacen básicamente Godzilla visto desde la altura de una temblorosa cámara de vídeo doméstica. En el Godzilla de 2014 los gigantescos seres permanecen ajenos a los conflictos humanos individuales. El reptil radioactivo se las ve con dos criaturas, los M.U.T.O, cuyo diseño recuerda, por cierto, al del Clover de la película de Reeves. Gareth Edwards, evita enseñarnos la titánica lucha desde el punto de vista de los colosos: siempre interpone ventanas, ruinas, o cabezas humanas llenas de asombro. Los gigantes se pelean en otro plano. Y aunque el protagonista de la historia, Ford Brody (Aaron Taylor-Johnson), es un militar que se implica -de manera algo forzada- en todos los acontecimientos, lo que Edwards quiere contarnos es una historia de padres e hijos. La idea no difiere demasiado de lo que había hecho en su anterior cinta: esa historia de amor con gigantescos cefalópodos alienígenas de fondo que es Monsters (2010). Apuntamos desde ya en la carrera de Gareth Edwards su querencia por sacar monstruos gigantes apareándose como rasgo de autor. Lo hizo en Monsters y lo repite en Godzillaen una de las escenas más valientes de la película. Edwards utiliza como ancla emocional al personaje encarnado por Bryan Cranston -que lleva una horrible peluca porque tendría la cabeza afeitada tras Breaking Bad– que definitivamente podría haber tenido una mayor presencia en la historia. Su papel es el de ser la cara de las víctimas de esas tragedias que vemos en los telediarios. Porque el monstruo ha dejado de ser una metáfora de Hiroshima y Nagasaki (aunque su sombra sigue presente) y se convierte en la fuerza de la naturaleza que regresa imparable para restaurar el equilibrio. No por casualidad, la película se esmera en citar desastres naturales como el terremoto de Japón de 2011; el huracán Katrina de 2005; el tsunami de Tailandia de 2004, y sin olvidar, por supuesto, el 11S de Nueva York de 2001. Tragedias recientes que están en el subconsciente de todos y que los autores de Godzilla (2014) utilizan buscando un eco en nuestra memoria emocional.

La siguiente entrega del Monsterverso fue un cambio radical con respecto a la primera. Kong: La isla calavera (2017) es pura aventura pulp. Ya la hemos reseñado en Indienauta, así que no me extenderé sobre esta fantástica mezcla, muy loca, entre el King Kong (1933) original y una película bélica, que recuerda sobre todo a Apocalypse Now (1979), con un Samuel L. Jackson muy enfadado tras perder la guerra de Vietnam y tan obsesionado con Kong como el capitán Ahab con Moby Dick. Acompañan a Jackson actores como Tom HiddlestonBrie LarsonJohn Goodman y un fantástico John C. Reilly, poniendo el toque de humor, pero también de humanidad. Kong: La isla calavera es magnífica. 

No puedo decir lo mismo de Godzilla: Rey de los monstruos (2019). Dirigida por el estupendo Michael Dougherty, nos encontramos de nuevo aquí con el tono serio y con la desconexión entre los monstruos y los seres humanos. El desarrollo de personajes no es precisamente satisfactorio a pesar de un elenco de caras muy conocidas: Millie Bobby BrownVera FarmigaKyle ChandlerCharles DanceZhang Ziyi y un largo etcétera en el que ninguno se luce precisamente. Os remito al artículo, más extenso, sobre la película en Indienauta, que se salva de la quema por su preciosa estética de la destrucción, sus espectaculares efectos especiales y la aparición del bestiario de la Toho: Mothra, Rodan y King Gidorah, además de otros monstruos nuevos o menos conocidos, en una lucha apoteósica que se hubiera beneficiado de un tono más ligero. Un defecto que, esperemos, se subsanará en el siguiente capítulo de esta saga cinematográfica: Godzilla vs. Kong (2021).