8.1
Score

Final Verdict

GIFT debutan con un estupendo álbum en el que su psicodelia se va hacia mundos dream-pop, kraut, o post-punk. Y lo cierto es que aciertan en todas sus facetas.

GIFT editaron su primer single en los primeros días del confinamiento. Algo que, para cualquier grupo que empieza, es casi un suicido, pero lo cierto es que, a esta banda de Brooklyn no le ha ido nada mal desde entonces. Su alianza con una banda como A Place To Bury Strangers, los ha llevado a firmar un contrato en el sello de su líder. Además, hicieron un remix de un tema de APTBS, y ahora han sido estos los que les han devuelto el favor. Pero también han tenido la suerte de compartir gira con un grupo en pleno auge como es Nation Of Language. Así que resulta lógico que estemos intrigados ante su álbum de debut. Y más después de escuchar los singles previos.

Si echamos un vistazo a su biografía, podemos ver que GIFT se definen como una banda de psicodelia, pero con una simple escucha de este ‘Momentary Presence’, ya se puede ver que hay mucho más. De hecho, se podría decir que utilizan esa psicodelia para llegar a caminos como el dream-pop, el noise-rock, el post-punk, o el synth-pop, lo que hace que estemos ante un disco bastante entretenido. Porque, además, se les da bastante bien cambiar de chaqueta cada dos por tres y su propuesta no se resiente en ninguna de estas facetas.

Lo primero que escuchamos en el álbum de debut de GIFT, es una “When You Fell It Come Around” que, gracias a un loop de guitarra, sí se adentra en mundos más psicodélicos. Pero lo cierto es que es más una intro que una canción en sí. El primer momento potente del álbum llega con “Gumball Garden”, el tema que viene a continuación, y una autentica bestialidad en la que se dejan llevar por un ritmo krautrock. Aunque eso sí, aderezado por unas guitarras y unos teclados de lo más melódicos. Además de un efusivo ataque de distorsión. Unas coordenadas que también siguen la estupenda, y algo más nebulosa, “Stuck in a Dream”, o en la sintética y sorprendente “Pinkhouse Secret Rave”.

Lo mejor del debut de GIFT llega en su parte más pop y ensoñadora. Aquí resultan de lo más infalibles y, además, su propuesta se vuelve más variada. Solo hay que escuchar “Share The Present”, todo un hit en el que se acercan al synth-pop, y en el que dan con un teclado que se graba a fuego en tu cabeza. Pero también tenemos el lado más pop y directo de “Lost For You”, que es algo así como si Slowdive se hubieran dado un paseo por el Manchester del 89. O la delicada “Pez”, donde se meten de lleno en el mejor dream-pop. Además de la algo oscura “Feather”, en la que se dejan llevar por una delicada caja de ritmos y unas estridentes guitarras que. Eso sí, para cerrar vuelven a la psicodelia y entregan los siete minutos potentes de “Here and Now (Time Floats By)”.