Risas aseguradas, pero…

¿Cómo enfrentarse al análisis de una película como García y García? El humor es sin duda subjetivo y todos tenemos nuestros gustos, nuestras filias y nuestras fobias. Por eso no hace falta recomendar una película protagonizada por José Mota y Pepe Viyuela, dos actores de larga trayectoria que tienen, claro, sus fans y sus detractores. Son dos intérpretes, además, con mucha personalidad, con un estilo que marca todo lo que hacen. Así que los incondicionales de estos humoristas, que por primera vez comparten pantalla, no faltarán a la cita.

García y García es una comedia de enredo que se apoya en la confusión de identidades de personajes con el mismo nombre, interpretados, claro, por los actores ya mencionados. Uno es un exitoso asesor de empresas de aviación y el otro es un competente pero humilde mecánico de aeronaves. El equívoco llevará a ver a los dos personajes fuera de su ambiente, envueltos en todo tipo de situaciones. De entrada hay que decir que el guión plantea una confusión imposible -la idea original es del reconocido arquitecto Carlos Lamela– y la desarrolla de forma inverosímil. Esta falta de rigor se compensa con la voluntad kamikaze de llenar de chistes y gags todo el metraje de la película. Un esfuerzo tremendo que tiene como resultado que haya chistes resultones, otros mediocres y algunos francamente malos. Pero claro, esta valoración que hago es subjetiva: quizás los chistes que me han dado vergüenza a ti te sacarán una sonrisa. Lo cierto es que hay tal acumulación de bromas y gracietas, que la risa está prácticamente garantizada. Eso aunque sea solo por los niveles de absurdo que llega a alcanzar la trama, que enloquece absolutamente en un último tercio en el que cabe de todo.

García y García es de esas películas que no tienen prejuicios y que van a por todas. A su favor, además de los protagonistas de eficacia contrastada, están los secundarios, especialmente una maravillosa Eva Ugarte capaz de enfrentar con el mismo entusiasmo un gag sin sentido que una trama romántica imposible. Mencionemos también a un desquiciado Carlos Areces que llega un momento en el que parece presenciar todo lo que ocurre desde fuera, aprobando irónicamente la locura desatada a su alrededor. Y ojo que también se asoma gente como Antonio Resines, Jesús Vidal, Ramón Barea, Jordi Sánchez, Mikel Losada o la humorista Martira de GranáGarcía y García seguramente hará reír a muchos -creo que a la mayoría- y a otros les parecerá un desastre, sí, pero de esos que no puedes dejar de mirar.