Una vez escuchado a conciencia este último trabajo podría decir que no me aporta nada de especial, pero tampoco se me ha hecho tan correosa la escucha como algunos lo pintan. Al pop irónico que nos tiene acostumbrados, ahora le suma una dosis de rock y por lo menos consigue salir airoso en temas como “Angela“, “Further Complications“, “Homewrecker” o “Fuckingsong” (está última también nos demuestra que Jarvis no vuelve a fallar con sus afiladas palabras). Afiladas también lo son en “Leftlovers” o “Hold still“.  También recupera sus momentos más electro (rememorando a su Relaxed Muscle), pero ahora en clave completamente rock (“Pilchard“). “I never said I was deep” nos devuelve al Jarvis que todo el mundo quiere escuchar, justamente el que más remite a su banda seminal, mientras “You’re in my eyes” te lleva por el camino de un sonido más Philadelphia. Otra paso más (y lo sufientemente digno) para uno de los estandartes claves de una generación de artistas que parece andar perdida sin saber claramente que ofrecer a la música actual.