La portada de este disco nos muestra a Marie-Hélène L. Delorme (Foxtrott), en postura muy casual, sentada en su estudio casero ante un portátil a medio abrir, un pequeño arsenal de teclados entre lo tecnológico y lo vintage, y un par de instrumentos adicionales a mano por si la ocasión lo requiere. Nada parece especialmente preparado ni ordenado para inmortalizar la ocasión. La artista se muestra sin mayor artificio, mostrando sus herramientas para enfrentarse a la creación. Y así son sus “Meditations”: unas piezas de sugerente pop electrónico, cocinadas casi en solitario en casa, donde la canadiense nos ofrece un tono mucho más íntimo que el de su debut del 2015 (“A taller us).

El disco nace de la unión de los tres Eps de tres canciones cada uno que fueron publicándose a lo largo de este año. La degustación al completo de las nueve piezas se convierte en una experiencia entretenida y coherente, sin momentos de debilidad y con un sugerente equilibrio entre melodías, elaboradas bases instrumentales y buenas interpretaciones vocales. Y es que, sin ser una virtuosa vocal, Delorme posee un bonito tono de voz y rango suficiente para crear armonías en forma de pequeñas corales de una sola persona que a veces se hacen con las riendas de una canción al completo (especialmente emocionante es esa especie de blues casi a capella en ‘Wide Awake’).

Comenzando con el delicado riff de teclado que hilvana en un enrevesado compás de 9/8 la misteriosa ‘Intuition’, estas canciones no hacen ascos a la experimentación, pero siempre acaban encontrando un giro que las convierte en accesibles. Así, ‘For as long’ podría resultar agobiante con su enrevesada base rítmica, pero es en realidad uno de los grandes momentos del disco gracias a la melodía principal y a esa ambigua letra que lo mismo puede estar hablando de un amorío que de la situación política actual (“hasta donde llega mi memoria, las historias se repiten una y otra vez”).

Más prescindibles resultan las tres versiones instrumentales añadidas al final del disco (‘Better With You’, ‘Take Me I´m Here’ y ‘Where Love Abounds’), como si alguien hubiera sentido que para que el producto pareciera completo había que llegar a doce cortes. Nos sirven, eso sí, para comprobar que nuestra protagonista es también una programadora y una productora de considerable habilidad.