8.1
Score

Final Verdict

Fontaines D.C. entregan su mejor colección de canciones en 'Skinty Fia', un tercer trabajo en el que demuestran que saben llevar su post-punk mucho más allá. Además de tener un talento inmenso para componer auténticos himnos de rock.

Resulta increíble la velocidad a la que va la carrera de Fontaines D.C. La banda de Dublín publicó su álbum de debut en 2019, y tan solo cuatro años después, ya tenemos aquí su tercer trabajo. Y entre medias, se han convertido en una de las bandas de rock más potentes del planeta. Una banda que, además, encandila a público y crítica por igual. Solo hay que asistir a uno de sus vibrantes conciertos, en los que se puede ver esa comunión que se establece entre el grupo y su, cada vez más multitudinaria, audiencia. Y todo esto con una pandemia de por medio que les impidió presentar su segundo trabajo con normalidad.

Skinty Fia’ es algo así como el disco irlandés de Fontaines D.C. Y es que, tras mudarse a Londres durante la pandemia, el grupo de Dublín empezó a echar de menos su tierra. Además de sentir que había momentos en los que no encajaban en esa ciudad. Todas esas sensaciones sobrevuelan las canciones de este trabajo. Incluso en su título, que es un viejo insulto irlandés que se podría traducir como «la condenación del ciervo». Un buen ejemplo es “In ár gCroíthe go deo”, donde nos cuentan la historia real de una irlandesa que, tras vivir y morir en Londres, dejó escrito que la enterraran allí y que en su lapida pusiera esa inscripción. Algo que no pudo ser por el rechazo de la iglesia, que aludió a motivos políticos, cuando el significado de la frase es «En nuestros corazones para siempre».

Estamos ante un trabajo que, musicalmente, continua con el cambio que establecieron en su segundo álbum. Porque, a pesar de que mencionan la influencia del XTRMNTR’ de Primal Scream, la cual se puede apreciar en el tema titular, buena parte del disco se va hacia mundos más reposados. Le tienen pillado el punto a esas canciones algo densas y un poco oscuras, pero enormemente melódicas. En parte, por la intensidad a la hora de interpretar de Grian Chatten, y en parte por sus guitarras, que siempre dan con la melodía perfecta. Ahí tenemos temas como “Big Shot”, “How Cold Love Is” y “Bloomsday”, que se adentran esta faceta y son incontestables. Sobre todo, la última, en la que también se dejan llevar por la melancolía.

Fontaines D.C. no se lo ponen fácil a los seguidores que buscan su faceta más acelerada y potente. Los de Dublín han ido rebajando la potencia de su post-punk y dejando que su lado más pop tome más protagonismo. Así, tenemos algún que otro hit de lo más directo, como es el caso de “Jackie Down The Line”, ese primer single absolutamente irresistible, con el que juegan a la contención y no dejan que explote. Y el resultado no puede ser mejor. O esa “Roman Holiday” que está a medio camino entre Echo & The Bunnymen y alguna que otra banda britpop de los noventa. Pero es en esa carta de amor envenenada a Irlanda llamada “I Love You”, donde consiguen el mejor momento del álbum. En parte, por ese arrebato de Chatten en el que menciona la corrupción y los abusos de la iglesia irlandesa.