7.9
Score

Final Verdict

Foals salen airosos de esta aventura dance que se han marcado con ‘Life Is Yours’. De hecho, se podría decir que estamos ante un trabajo lleno de hits, y ante el más entretenido de su carrera.

No hay nada como un viaje a la pista de baile para romper la monotonía de una banda. Es algo que muchos grupos han practicado a lo largo de los años, y que, por lo general, suele salir bien. El último ejemplo lo tenemos con los ingleses Foals, que han salido de la pandemia con ganas de hacer bailar a sus seguidores. Y es que, los de Londres, aseguran que su nuevo trabajo está creado para el momento en el que vivimos ahora mismo. Es decir, esa salida de la pandemia en la que hemos vivido durante dos años, y el inicio del verano en el que recuperamos la normalidad. Y hay que decir que lo han conseguido.

En ‘Life is Yours’, Foals se dejan llevar por varias facetas de la música de baile, y se hacen con una colección de canciones que brilla por la facilidad con la que entran. Porque, además, esa variedad hace que el disco no se haga repetitivo. Y sí, puede que lo que más encontremos sea ese dance-rock que tantos buenos temas nos dejó a principio de siglo. Pero lo cierto es que, con canciones tan infalibles como “Wake Me Up” o “2001”, resulta casi imposible no lanzarse a la pista de baile. Y cuando dejan que el rock comparta el protagonismo con algo más de electrónica, entregan una joya como “Life is Yours” y una juguetona “2am”. Además de una barbaridad como “The Sound”, en la que combinan un ritmo absolutamente bailable con unas guitarras de lo más funk.

Resulta curioso que estemos ante su primer disco como trío tras la marcha de su teclista. Y es que, nos encontramos ante el álbum más electrónico de Foals. Además, con bastante diferencia. Solo hay que escuchar la sorprendente “Under The Radar”, en la que se van a un synth-pop un tanto ochentero, y algo oscuro. O la algo más relajada “Crest of the Wave”, donde dejan que una caja de ritmos de lo más potente se convierta en la protagonista. Además, aderezan la canción con unos sintetizadores de lo más ensoñadores. Aunque donde más evidente resulta este giro electrónico es en “Wild Green”. El tema que cierra el álbum es todo un pepinazo que parece recién salido de la mejor época del Hacienda. De hecho, no puede sonar más a los New Order del ‘Technique’. Y hay que reconocer que les funciona muy bien.