Nueve años después de licuarnos el cerebro con su ópera prima: “Primer”, el polivalente Shane Carruth (guionista, compositor, realizador, fotógrafo) nos entrega “Upstream color”, una nueva marcianada que hará las delicias de los amantes del cine raro y experimental.

Premiada en Sundance y Sitges y nominada a los Gotham y los Spirit Awards estaba claro que esta era una película que debía estar dentro de la excelente programación del festival AMERICANA.

Una película hipnótica construida en espiral que convierte la experiencia fílmica en una experiencia sensorial fascinante.

Esta historia de amor metafísica y ciencia ficción encumbra a Carruth a los altares del cine de culto.

Una pieza de artesanía de este ingeniero informático transmutado en orfebre fílmico que se adentra en recónditos lugares a los que ni David Lynch ni Terrence Mallick se aventuran a llegar.

Upstream Color” es un sueño, un delirio computado, una reacción química, la segunda obra maestra de este rara avis del panorama cinematográfico actual.