8.0
Score

Final Verdict

El nuevo trabajo de Evripidis and His Tragedies es toda una delicia de pop sintético, en la que el artista griego entra en el mundo de la electrónica por la puerta grande, y con una colección de canciones brillante y realmente bonita.

Una cosa está clara: si sabes hacer pop, da igual de que lo envuelvas, el resultado siempre va a resultar, cuando menos, interesante. Esto es algo que se podría aplicar al griego afincado en Barcelona Evripidis Sabatis, que lleva más de una década dejando claro que, cuando se trata de dar con una buena melodía y un buen estribillo, sabe muy bien lo que se hace. Pero sí es cierto que le faltaba coquetear un poco más con el mundo sintético del asunto. Algo que soluciona con su nuevo trabajo bajo el nombre de Evripidis and His Tragedies

Neos Kosmos’ es un disco producido por Sergio Peréz de Svper, en el que el griego se mete de lleno en el lado más ochentero del synth-pop, y en el que, en muchas ocasiones, se deja llevar por sonidos más bailongos. Y la verdad es que hace que nos preguntemos por qué no se había adentrado antes en este mundo. Se le da de maravilla ese lado más hedonista del pop sintético, y temas como “Your Dreams”, donde colabora Rachel Kenedy, de nuestros adorados Flowers, o “Bitter”, en la que podemos escuchar a una de las mitades del dúo neoyorquino The Ballet, y otra de nuestras bandas favoritas, son una buena prueba de ello. Pero también “Matthew”, donde no necesita ninguna ayuda para llevarnos a la pista de baile más popera. 

Otra de las cosas que hace de este álbum algo especial, es que Sabatis ha sabido pillar el tono elegante que tenían algunas composiciones de los primeros años del synth-pop, y darle su pequeño toque especial. Así, rebaja la velocidad de los beats, y en “The Reason” y “Melancholia” nos deja dos pequeñas maravillas que tiran del lado más melancólico y triste del asunto. Aunque la sorpresa de esta faceta del disco llega con “Nos volvimos a encontrar”, la que es su primera canción en castellano. Junto a Francina Ribes, compone un tema delicado y algo oscuro, en el que saca su lado más arty.

¿Y qué hay del lado más cálido de su música? Pues que también está muy bien representado en un tema como “Wild Reeds”, en donde se saca de la manga una guitarra de lo más juguetona, y recupera el toque sixities que casi siempre han tenido sus canciones. Un tema que, a pesar de contar con la inevitable pátina sintética, cuenta con una calidez tremenda. ¿Se hará justicia y será la canción de este verano?