Especial lecturas para el verano

Especial lecturas veraniegas

¿Os vais de vacaciones en breve? ¿Ya estáis —merecidamente— sin dar un palo al agua? ¡Felicidades! Disfrutadlas como se merecen. ¿Ya habéis escogido que libros os van acompañar en vuestros días de asueto? En Indienauta os hemos preparado una jugosa lista de propuestas, lo suficientemente diversa para contentar a todo tipo de lectores. ¡Por un verano de grandes lecturas!

chavs

Chavs. La demonización de la clase obrera, Owen Jones (Capitán Swing, 2014)
Necesitamos un Owen Jones en España. Alguien con los suficientes arrestos para enfrentarse con la clase dominantes y, sin nunca perder la formas, llamarles a la cara lo que son: viles criminales de guante blanco. En Chavs además, Jones no dispara tanto a la economía —eso vendrá luego— sino contra la repugnante idea, la última vuelta de tuerca del capitalismo moderno, de enfrentar a la clase obrera con la clase obrera. ¿Cómo? Con la creación de un abyecto estereotipo social: el chav —¿nuestro cani?—. Jóvenes sin futuro, en situación económico-social frágil o precaria a las que los medios —demoledor capítulo— y por supuesto los políticos han usado y usan como chivo expiatorio, acusándolos de delincuencia, vagancia, ignorancia, irresponsabilidad, para ocultar las atrocidades cometidas desde sus despachos y foros económicos. De los creadores de la «culpa la tienen los judíos», «la culpa es de los negros» y «la culpa es de los inmigrantes», ahora llega «la culpa es de los chavs». Gracias por desenmascarar, al detalle y con auténtica vocación transformadora, a la verdadera escoria, Owen.

el_ Establishment

El Establishment. La Casta al desnudo, Owen Jones (Seix Barral, 2015)
Y si Chavs es una lectura relevante, El Establishment no se queda atrás. A contrario. De nuevo sin dejar un cabo suelto, entrevistándose —siempre que es posible— con las diversas encarnaciones del mismo diablo y sin perder nunca la característica flema británica, Owen Jones hace lo que algunos estamos deseando haga pronto Pablo Iglesias, por ejemplo. Denunciar, denunciar y denunciar. Señalar, con nombres y apellidos quiénes y por qué conforman la casta que mueve los hilos en Gran Bretaña. Un desfile de políticos, empresarios, banqueros, cuerpos policiales, periodistas y gerifaltes de los medios comunicación que van todos a una en la preservación de algo muy simple: el poder. Su poder. Una aterradora disección de la mal llamada élite, que dirige el cotarro y tiraniza al 99% en pos de mantener el statu quo que los sitúa en la cúspide la pirámide. En una sociedad despierta, viva y combativa, El Establishment sería el mayor best-seller año tras año y saldrían versiones propias de cada país —sí, esto es una nada disimulada petición—. Know your enemies…

La_Gran_novela_americana

La gran novela americana, Philip Roth (Contra, 2015)
Lo sé, lo sé. ¿Béisbol? Una de las pruebas más evidentes de que los yankees son bichos raros. Sólo ellos podrían tener uno de los deportes más aburridos de la historia —en dura competición con el curling— como pasatiempo nacional. Pero aquí llega Philip Roth —apasionado hincha— para poner patas arriba, desde su título, a la literatura y sus ínfulas más casposas, a la mitología alrededor de un bate y una pelota y, en definitiva, a todo un país mediante un equipo, los Ruppert Mundys de Nueva Jersey, condenado al fracaso y no precisamente un ejemplo de profesionalidad. ¿Falso reportaje periodístico? ¿Novela? ¿Sátira? ¿Simple «ida de olla» —atención a los «cameos» imposibles—? ¿Ejercicio de hilarante incontinencia verbal? Escrita en 1973 y rescatada por primera vez en España gracias al buen ojo de Contra, uno se imagina al autor desternillándose con su propia obra mientras la escribía. Eso es lo que le pasará al lector que se adentre en ella sin prejuicios. ¡Home run!.

sobre_el_deporte

Sobre el deporte, Pier Paolo Pasolini (Contra, 2015)
Más Contra, ahora con un librito que recoge los artículos deportivos de, ni más ni menos, que Pier Paolo Pasolini. Y es que el cineasta, escritor y poeta, también fue futbolista y combativo comentarista deportivo. El extremo izquierda de los Prados de Caprara, Bolonia, fue un apasionado del balompìé y el deporte en general —boxeo, Juegos Olímpicos, ciclismo— y, desde finales de los 50 hasta su asesinato en los 70 puso por escrito sus, a veces incendiarias y muy polémicas ideas. Pasolini habla de deporte sí, pero también de política, ideologías, la diferencia entre su práctica y su visionado, de su papel en la sociedad. «Para mí, el arte es juego, así como también, de algún modo, el juego es arte» sentenció. Una de las mentes más lúcidas, tras el balón…

el_ejercito_negro

El ejército negro. Un bestiario oculto de América, Servando Rocha (La Felguera, 2015)
Bienvenidos sean siempre los libros inclasificables y arriesgados. Pedacito de historia viva olvidado y ahora rescatado por la editorial más singular y beligerante del panorama estatal, La Felguera, El ejército negro es un ensayo sobre los Dragones de la Bahía del Este, el clan de moteros negro más longevo y legendario. California, contracultura, violencia, política —los Panteras Negras intentaron reclutarlos como su motorizada guardia tras abrazar el black power—, hippismo… Los sesenta en ebullición, pero desde un prisma diferente al que hasta el momento no habíamos tenido acceso —incluso en el underground y la clandestinidad hay categorías—. Impulsado por la eléctrica prosa de ese hombre del renacimiento llamado Servando Rocha —escritor, editor, periodista, agitador cultural— el libro logra desbordar las limitaciones literarias habituales del ensayo, para convertirse en una apasionante crónica a lo Gonzo —Rocha viaja a Oakland y convive con los Dragones, como Hunter S. Thompson hiciera con los Ángeles del Infierno—. ¡Otro periodismo es posible… y va en Harley Davidson!

La_tejonera

La tejonera, Cynan Jones (Turner, 2014)
Más seca que el mejor de los güisquis y más amenazadora que los relatos de la imbatible Flannery O’Connor, la primera novela del galés Cynan Jones en aterrizar en nuestro país es una rareza absoluta, de esas que aturden, repelen y atraen inexplicablemente al mismo tiempo. Será su manera de narrar la eterna historia del bien y el mal, creando una atmósfera desasosegante y violenta que hace palidecer a las de Cormac MacCarthy. O su forma de retratar, oblicua y esquiva, la existencia de dos hombres cuya labor, dar la vida y quitarla, es tan espeluznante como sobrecogedora. El abismo se encuentra entre animales. Lo más insondable de nuestra naturaleza en las frases más cortas y sencillas. La anatomía del dolor y la pérdida, tanto física como del alma. Apuntaos el nombre de Cynan Jones.

asi_de_grande

¡Así de grande!, Edna Ferber (Nórdica, 2015)
Primero, hablemos un poco de su autora, criminalmente desconocida en nuestro país —otro día hablamos del machismo en la literatura— pese a que la novela que nos ocupa fue Premio Pulitzer en 1925 y Edna Ferber, escritora de gran éxito, periodista, dramaturga y feminista impenitente, es también la responsable de títulos tan conocidos como Cimarrón o Gigante, cuyas icónicas adaptaciones cinematográficas son historia del séptimo arte. Afortunadamente tenemos editoriales como Nórdica, siempre dispuestas a ofrecernos la mejor literatura, y ajena a los sinsentidos que aún rigen nuestra producción editorial.
Y ahora hablemos de Selina Peake DeJong, la memorable heroína de ¡Así de grande! y el mayúsculo hallazgo de Ferber. Auténtica madre coraje, los infortunios de su vida, la llevan a trabajar el campo en una comunidad agrícola de origen holandés cerca de Chicago, mientras intenta labrar un futuro para su hijo Dirk —el otro protagonista de la novela, aunque palidece en comparación a su madre—. Como la gran Willa Cather y sus pioneras del Medio Oeste, ¡Así de grande! retrata a una mujer fuerte, independiente en un mundo donde las tensiones sociales y de género se entremezclan con un poderosísimo relato de aliento épico, sacrificio y lucha por labrarse un futuro. A descubrir.

10.04

10.04, Ben Lerner (Reservoir Books, 2015)
¿Un vanguardista hablando de Walt Whitman? ¿Occupy Wall Street y compromiso político mezclado con la vanidad y las veleidades literarias? ¿Metaficción o autoficción? Ben Lerner se aventura en un tour de force donde la confusión vital de su protagonista, un joven escritor, es igual al ingente flujo de información en el que parece sumida su existencia. ¿Infoxicación? ¿Sobredosis de cultura pop? Y mucho más. La realidad explicada sin ningún filtro. Miento, con sólo un filtro. El del propio narrador y su subjetividad. Como esos videojuegos en primera persona, donde lo que ves es lo que hay. Siempre a un paso de convertirse en un chiste con banda sonora de Vampire Weekend, Lerner, cual funambulista en el alambre, suma, mezcla, corta y pega, desmenuza la tradicional linealidad literaria y nos sume en el caos. SU caos. Un lugar donde la madurez, el éxito, el sexo, la muerte, el futuro y los demás cohabitan para total disfrute o absoluta desesperación del lector. Tú eliges… seguro que no te deja indiferente.

alguien

Alguien, Alice McDermott (Libros del Asteroide, 2015)
Otro conejo de la chistera —sin fondo, sino no me lo explico— de Libros del Asteroide. Alice McDermott, ganadora del National Book Award y dos veces finalista del Pulitzer, demuestra en Alguien que en la literatura se puede llegar muy lejos contando algo tan simple, y tan extraordinariamente complejo al mismo tiempo, como es el devenir de una vida. Con una sensibilidad magistral y un talento inusitado para condensar las emociones en pequeños instantes, fugaces bocados de realidad, McDermott transita por siete décadas de la vida de Marie Commeford en Brooklyn. Una colección de recuerdos, desordenados pero indisociables unos de otros. Un puzzle de múltiples formas y tamaños, frágil y volátil, en el que todas las piezas son necesarias para completar el retrato de una existencia con sus idas y venidas, alegrías, sinsabores, pérdidas, encuentros y experiencias de toda índole. Alejada de la afectación y cualquier atisbo de drama lacrimógeno, McDermott logra conectar con el lector de una forma profunda y duradera, convirtiendo a los personajes de la novela en conocidos de todo aquél que se adentre en sus páginas.

en_taormina

En Taormina, en invierno, Antonello Carbone (Yulca, 2015)
Un pueblecito de Sicilia, la muerte misteriosa de la heredera de una de las familias más poderosas del lugar. Nuestra mente se pone automáticamente en marcha y pensamos en mafia, crímenes despiadados, corrupción rampante y policías heroicos en un entorno cruel y sanguinario. Error tras error. En En Taormina, en invierno el periodista Antonello Carbone juega a su voluntad con el género negro e incluso homenajea a un subgénero tan italiano como es el “giallo” —sin violencias, ni morbo, ni asesinos todopoderosos—. Su thriller derrocha estilo y sutileza y tiene música —atención al papel de las canciones en la trama— y la investigación, a cargo del periodista Giacomo Cassisi, requiere tanta intuición como dotes sociales. Y es que además de la pléyade de mujeres que trufan los vaivenes de la trama, la protagonista estrella de la novela es otra fémina, la propia Taormina. Un lugar de postal donde las paredes ocultan más secretos que sus propios habitantes, donde el ritmo vital es parsimonioso y la historia —y por tanto el crimen—, flota en un ambiente mitad bohemio, mitad libertino y siempre demasiado familiar para nuestro plumilla enfrascado en conocer la verdad. Menuda primera novela.

aquella_tarde_dorada

Aquella tarde dorada, Peter Cameron (Libros del Asteroide, 2015)
Para ser sinceros, yo no comulgué nada con el boom de Peter Cameron y Algún día este dolor te será útil hace tres años. Pero supongo que verme en franca, desoladora minoría, con ese libro hizo que le diese una segunda oportunidad al autor norteamericano. Aquella tarde dorada es una historia de familia bastante disfuncional, de recuerdos y romanticismo. Ambientada predominantemente en Uruguay —alguien lo llamaría el exilio—, narra la relación del doctorando Omar Razaghi con la familia del difunto escritor Jules Gund, sobre quien aspira escribir su biografía. Una mansión llena de espacio, secretos y personajes variopintos que conviven en precaria y en no pocos momentos inverosímil relación, que ahora también incluye al extraño invitado Razaghi. Hilvanada a través de diálogos y más diálogos, la obra impacta con la viveza del teatro y al mismo tiempo ofrece un fresco psicológico múltiple de una complejidad y riqueza sorprendentes. Ahora sí, Peter Cameron, ahora sí.

cuando_te_envuelvan_las_llamas

Cuando te envuelvan las llamas, David Sedaris (Literatura Random House, 2015)
Y acabamos con humor gracias a los 22 relatos del irreverente David Sedaris. O la parte más socarrona, absurda y, porqué no decirlo, negra, de nuestro día a día. Para ser más precisos, de su vida cotidiana. Hay algo profundamente americano en su manera de contarnos sus historias. Te lo imaginas frente a la cámara, como Woody Allen en Annie Hall, comentando al espectador sus cuitas, dudas, reflexiones y situaciones hilarantes de forma accesible, clara y entrañable, es decir logrando la familiaridad con el lector en pocas páginas. Varios de los relatos tienen un punto escatológico o lidian con los “grandes temas serios”: la muerte y la enfermedad. Ahora que la política más burda censura bajo falsas coartadas que nos hablan de lo “políticamente correcto”, vale la pena reivindicar a Sedaris. “La seriedad es el pecado original de mundo” dijo Oscar Wilde. A reír tocan.

Como veis, ¡mucho que leer este verano!