Publicidad

Entrevistamos a The Gift

Autor:

Aprovechando el próximo concierto de The Gift en Madrid dentro de la programación del INVERFEST, hablamos con Nuno Gonçalves (teclista  del grupo).

Brian Eno, el “no tan nuevo” sonido de la banda, la muerte de los mitos musicales, el buen momento de la escena musical portuguesa, y alguna cosa más ocupan la conversación.

Hace muy poco sorprendisteis a casi todo el mundo con una canción (“Love Without Violins”) en la que colabora nada más y nada menos que Brian Eno. ¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con él?

No todos los días se puede trabajar con un artista tan grande. Tuve la suerte de coincidir con Brian Eno en 2011 en San Paulo. Ambos estábamos haciendo una visita cultural a las favelas de la ciudad, basada en el trabajo comunitario de algunas organizaciones no lucrativas que tienen como objetivo sacar a los niños de la mala vida. Allí nos hicimos amigos. Años más tarde surgió la posibilidad de que asistiera a un concierto nuestro, en el que se enamoró de la banda, y nosotros de él. Esto nos llevó a colaborar, y en los últimos dos años y medio hemos hecho ocho o nueve sesiones, de doce horas cada una, entre España, Portugal y Reino Unido, aprovechando así la oportunidad que la vida nos ha dado.

Las bandas sonoras cinematográficas y los arreglos orquestales han sido desde el principio una influencia importante en vuestra música, sin embargo tanto en el tema con Eno como en vuestro nuevo single (“Clinic Hope”) la electrónica tiene un papel muy importante. ¿Es esa la dirección que toma ahora la música de The Gift?

Nosotros siempre tuvimos presente la electrónica y, casi siempre, los arreglos orquestales. La única cosa que siempre se mantuvo fue la electrónica, y sigue ahí. Todo el disco está producido por Brian Eno, no solo el primer single, por lo que algo de cambio hay. Ahora, te puedo decir, puedes ser épico, orquestal, e incluso cinematográfico, sin una sinfónica. Así que todo eso va estar en el nuevo disco, pero mucho mejor. Creo que el nuevo álbum de The Gift va en una dirección nueva, que bebe mucho del pasado, pero claramente apunta a un futuro, que es la gran motivación de la banda. Hay electrónica y hay arreglos épicos, pero sobre todo hay grandes canciones, un gran sonido, y una interpretación de Sonia increíble. Eso para mí es lo más importante.

Tras casi veinte años de carrera, ¿qué echáis de menos de los tiempos en que empezabais?, y en contraste con esos años ¿qué pensáis del momento actual en cuanto a la industria discográfica? (los formatos digitales, la vuelta con fuerza del vinilo, las plataformas de streaming, la autogestión de pequeños sellos y grupos, el crowdfunding).

Hace veinte años, cuando empezamos, todo era más difícil, pero teníamos ganas de seguir adelante. Nosotros no teníamos nada, empezamos sin discográfica, sin manager, ni nadie que nos llevara los conciertos. Todo esto, (la web, los vinilos, las primeras plataformas de streaming…) lo gestionábamos con nuestros propios medios, y fuimos la primera banda en Portugal en practicar eso del “Do It Yourself”. La fuerza del vinilo es algo que siempre nos gustó, es más, nuestro segundo disco de 1998 se llama “Vinyl”, en lo que es un claro homenaje a este formato. Respecto al mundo digital, creo que solo nos aporta cosas buenas, tanto a nivel de composición, como de promoción. Hoy por hoy es muy fácil hacer una canción un sábado y tener a 50.000, o quizá más, personas escuchándola el domingo. Y eso es muy bueno para los nuevos compositores.

La industria tiene una enfermedad para la que todavía no ha encontrado una solución. Creo que tardó mucho en reaccionar, de hecho aún no ha reaccionado del todo porque también los cambios son muy directos. Ahora se escucha música en YouTube o Spotify, y cada vez está más presente, pero a la vez se paga menos por ella. Eso es algo para lo que la industria tiene que buscar una solución. Yo soy músico, y tengo claro que la esa solución es hacer mejores canciones, mejores discos, y respectar cada vez más al público. Seguro que así lograrás otros veinte años de carrera.

El 2016 ha sido un año nefasto para el mundo de la música (Bowie, Prince, Cohen, ….). ¿Cómo afecta a un grupo de música la desaparición de figuras que han sido influencia y ejemplo a seguir?

Bueno, en nuestro caso supone la desaparición de algunas de nuestras influencias directas. Sobre todo el caso de Bowie, que todavía nos cuesta mucho asumir. Pero nos quedamos con las canciones. Si hay una certeza en la vida es que todos nos vamos a morir, y hay que luchar diariamente para no dejarse influir por eso. Seguir trabajando, seguir peleando, y sobre todo enseñar a las nuevas generaciones lo que lograron estos artistas para que su legado no se pierda.

Pese a estar muy cerca, en España la música portuguesa actual es muy poco conocida. Quizás Rodrigo Leão y vosotros seáis los más populares. Yo personalmente tengo debilidad por Beautify Junkyards, y una amiga lisboeta me recomendó a Dead Combo y a Linda Martini. ¿Qué grupos de la escena musical portuguesa actual nos recomendaríais?

Creo que más que una banda u otra, hay una fuerza tremenda en la nueva música portuguesa. Hace nada, en el Eurosonic (la feria discográfica holandesa) teníamos veintiún bandas, y solo una de ellas era de fado. Lo que significa que hay un nuevo mundo en la música portuguesa. En realidad siempre existió, pero ahora tenemos ganas de enseñarlo, y eso es muy importante. Hay de todo, pop, rock, djs, el campeón del mundo de scratch es de Portugal…Hay una nueva actitud en la industria portuguesa, que está apoyando a las bandas, y existe una especie de solidaridad entre todos para llevar la música de nuestro país fuera de sus fronteras. Creo que en los próximos diez años van a salir un buen número de bandas de éxito portuguesas, lo que es beneficioso para The Gift porque ya no tenemos que luchar solos en la difícil tarea de llevar el nombre de Portugal en la música. Somos campeones de Europa en futbol, pero en la música todavía tenemos mucho que pelear. Aunque creo que se están dando los primeros pasos, y eso es muy importante.

To Top