Publicidad

Entrevista con Eli Keszler

Autor: | @xcherrylandx

Eli Keszler: “Estoy realmente interesado en mirar esos espacios y reflexionar sobre cómo me hacen sentir.”

El proceso mental de Eli Keszler es intrincado y complejo; los mismos adjetivos con los que muchos críticos han intentado catalogar su sonido. Pero al mismo tiempo, su aproximación a la música no tiene nada de compleja. Le gusta lo atemporal; conectar con sonidos simples; trabajar con materiales crudos, cercanos y que cuenten una historia. Lo no tecnológico es bello.

No cree en el sentido político del arte, más que como un reflejo de cambio. A pesar de esto, sus últimos álbumes desgarran el “infierno neoliberal e hipercomercializado en el que se han convertido las ciudades.” Un personaje profundo y múltiple, de gran complejidad, pero con una sensibilidad inspirada y en deuda con los compositores concretos como Xenakis y Varese. A continuación, mi entrevista a Eli Keszler, como antesala a su presentación en el ciclo DNit, este viernes en Barcelona.

Investigando un poco sobre tu carrera, he encontrado que en la mayoría de casos eres definido como un artista que “ha desmantelado el cómo debería sonar una batería”, ¿Qué opinas de que el público te vea de esa manera?

Es una buena pregunta. Realmente nunca quise desmantelar nada. Estoy mucho más interesado en la forma en que las cosas se conectan. Supongo que así es como empezaron a separarse pero, obviamente, para hacer algo nuevo tienes que desmantelar las cosas del pasado hasta cierto punto, ¿sabes?

Siempre he experimentado y sigo experimentando con diferentes técnicas de reproducción y diferentes formas de armar música. Creo que es como si estuvieras deconstruyendo algo, pero más bien sobre algo, tal vez haciendo conexiones en lugares donde la gente no pensaba que existían.

Aprendiste a tocar la batería cuando eras niño y posteriormente, empezaste a experimentar con instalaciones sonoras, dibujos, escritos. ¿Es algo que hiciste por una necesidad de tocar todas las aristas creativas? ¿Lo continúas haciendo o estás más enfocado en explorar las posibilidades de un sólo instrumento?

Sí, toco mucho la batería. Me considero un percusionista, un baterista y un compositor, supongo, pero realmente no siento una identidad fija en ese sentido. Estoy probando cosas y he pasado por fases en las que estoy tocando más que otras veces, y eso me gusta. Me gusta ser capaz de cambiar de marcha de una manera que tenga sentido y que sea como probar cosas nuevas. No me siento encerrado en la categoría de baterista o lo que sea. Creo que así es como terminé haciendo cosas diferentes. Quiero decir, soy músico, pero no me considero esto y aquello. Trato de no verme dentro de ese tipo de términos profesionales. Creo que te quita un poco de libertad.

He estado hablando sobre el espacio negativo, el silencio, y me gustaría que habláramos de tu proceso creativo en esos términos: Qué cataliza tu proceso creativo, qué te inspira, pero al mismo tiempo qué lo limita, qué hace que te apagues.

Creo que estoy buscando ese tipo de chispa dentro de mí. Aquella que dice, ya sabes, ‘tengo que perseguir esto’. Me parece que ese tipo de chispa es difícil de apagar, y eso es lo que busco. Obviamente, todos usamos el lenguaje y las palabras para formular nuestro pensamiento, pero trato de no dejar que se apodere de mi creatividad. Sigo mi intuición muy de cerca. Estoy invertido en mi intuición. Creo que esa es la mejor respuesta. Sí.

Hablando de intuición, también has dicho que te gusta trabajar con material crudo, sonidos simples. Hay una cita de Pauline Oliveros, extraída de su libro Software for People, que dice: “All of music speaks to me as music, no matter how diverse, no matter what its function might be (…) and no matter what its origin: human, animal, artificial or extraterrestrial.” Me pregunto si te pasa lo mismo: ¿Este material crudo y estos sonidos simples te hablan de una manera particular?

Sí, creo que en realidad le habla a todos y eso es lo que me gusta. Creo que la tecnología tiene una forma de evolucionar muy rápidamente que conduce un cierto tipo de sonido digital que evoca un tiempo muy, muy específico. Mientras que cuando se trata de algo así como un tambor o una pieza de metal o madera o lo que sea, tiene esta calidad atemporal, más allá del alcance que podemos hacer, del seguimiento del conocimiento.

Trato de trabajar con sonidos que de alguna manera son atemporales, que no están conectados a ningún momento específico, pero que tienen algún tipo de historia. Si piensas en el metal, por ejemplo, tiene este sonido único, pero también evoca esta energía de metal y de artesanía antigua. Eso es lo que toca el núcleo de las personas y van mucho más allá del estilo o la tendencia. El hecho de que no sea tecnológica lo hace incluso más bonito.

Hablemos de tus más recientes álbumes, Stadium y Empire. Es interesante porque la mayoría de críticos intentan desterrar una suerte de discurso político de disconfort. ¿Te consideras un artista político? 

Creo que es una pequeña confusión de categorías cuando la gente intenta hacer un cambio político a través del arte, porque creo que éste cumple una función diferente y es realmente valiosa, –y no creo que sea débil porque no es política. A nivel personal, me gusta mucho la política y creo que juega con mi pensamiento sobre la música y, ciertamente, con mi descontento y el papel de la música en el mundo contemporáneo, que encuentro un poco desalentador.

Supongo que en ese sentido lo veo como algo político pero no inherentemente. Yo no creo eso. No creo que ese cambio venga a través de la música. Creo que tal vez la música pueda reflejar el cambio, en cierto nivel, o la música puede ilustrar el cambio.

Sin embargo, no quiero politizar demasiado mi trabajo. Pero esos registros definitivamente son un reflejo que asemejan a los infiernos neoliberales y la comercialización completa de las ciudades. Estoy realmente interesado en mirar esos espacios y reflexionar sobre cómo me hacen sentir. Trato de darle la mayor atención posible al aspecto tridimensional en lugar de simplificar y decir cosas como que ‘los condominios de lujo en Nueva York son malos’. Las ciudades están cambiando y estoy tratando de dejar toda esa complejidad en la música y espero poder informar a las personas en la forma en que abordan los problemas en el mundo real.

Teniendo tantas aristas y entendiendo el mundo de forma tan compleja, ¿Podrías determinar influencias, compositores, autores que te han llevado a donde estás?

Me siento influenciado por tantas cosas, para serte honesto. Es un poco difícil mencionar un par. Siempre digo que estoy influenciado por todo tipo de personas y cosas que suceden, pero hay algunos nombres muy formativos como Ornette Coleman, Morton Feldman, Iannis Xenakis, Charles Mingus, mucha gente del jazz. Me gustan tantas cosas que es un poco difícil mencionar solo algunas. 

Edgard Varese en The Liberation of Sound, Perspectives of New Music dijo: “I decided to call my music ‘organized sound’ and myself, not a musician, but ‘a worker in rhythms, frequencies, and intensities’.” ¿Te ves a ti mismo como un organizador de sonidos? ¿Como un trabajador de ritmos, frecuencias e intensidades?

Esa es una cita muy hermosa y creo que no haría la música que hago sin Varese. Me siento muy en deuda con ese legado. Intento afrontar y tratar el sonido como lo han hecho los compositores como Varesse. Ellos encarnan completamente el sonido en lugar de simplemente seguir una hoja de papel. Fue más sobre el concepto, así que en ese sentido, estoy de acuerdo con eso, seguro.

To Top