Cabiria es el proyecto de la barcelonesa Eva Valero, un proyecto unipersonal con el que lleva editando canciones desde 2016. La conocimos con “C’est Lindy On“, un primer disco publicado por Discos Walden y Fikasound en 2017 donde desplegaba un sentido del humor muy particular y un sonido que la emparentaba musicalmente con la ya manida etiqueta “bedroom pop”. Después de algunos singles sueltos, incluidas algunas geniales versiones, edita ahora un nuevo trabajo con el prestigioso sello El Volcán. ‘Ciudad de las dos lunas’ supone un nuevo comienzo para una artista única que está dando mucho que hablar. 

Este próximo viernes 11 de junio presenta su disco en la sala Almo2bar de Barcelona (agotadas las entradas) y hemos querido saber un poco mas sobre ella.

Creo que todos los que te conocimos en 2017 con ‘C’est Lindy on (Fikasound/Walden) vemos una clara evolución en tus canciones ¿Sientes que esto es de alguna manera un disco de debut?

Creo que son dos proyectos diferentes hechos por la misma persona. A ese C’est Lindy on le tengo mucho cariño porque ese fue el momento en el que me di cuenta de lo mucho que disfrutaba haciendo canciones y buscando sonidos. 

Parece que has perdido el miedo a hacer “letras serias” ¿Queda algo del  “mememusic” y esa ironía presente en tus primeras canciones?

La ironía es algo intrínseco en mis letras, intento no tomarme muy en serio a mi misma. Es cierto que en este disco he dejado atrás mi miedo a exponerme en exceso y he abierto a mis oyentes una parte más íntima de mi imaginario, pero en las nuevas canciones sigue habiendo algo parecido al universo ficcional del C’est Lindy on. 

La canción que abre el disco y le da título creo que da muchas pistas sobre lo que nos vamos a encontrar. ¿Cómo surgió ese nombre y a qué hace referencia?

El nombre del disco lo decidí después de leer un artículo sobre la idea de instalar un satélite en China para iluminar la ciudad de noche, algo parecido a una segunda luna. Me pareció curiosa la idea de reforzar la luz de la luna artificialmente y de alguna forma cobró un significado especial para mí. También podría hacer referencia a dos caras de una misma moneda: en el disco tiene una cara nostálgica y melancólica y otra más fantasiosa y bailable. El concepto del disco orbita entorno a esa bipolaridad. 

En el disco se aprecia una unidad de concepto y sonido muy evidente, es como un viaje en el pasas por diferentes lugares, personajes… ¿Intentaste desde el primer momento cuidar este concepto? ¿Cómo fue el proceso de composición de las canciones?

Cuando decidí el nombre del disco fui construyendo todos los puntos en el mapa de la ciudad, con lugares y personajes diferentes. Fui creando un universo siguiendo ciertos parámetros conceptuales y de sonido, a través de mis referencias y mis experiencias personales. 

Además has regrabado un par de canciones ¿siempre fue tu intención que formaran parte del disco o te diste cuenta cuando el disco fue cogiendo forma?

Siempre fue mi intención, tuve la oportunidad de hacer una mejor versión de Fantasma y El desencanto con Sergio Pérez y él me ayudó a que fuera coherente que estuvieran en el disco. 

¿Cómo ha afectado la pandemia al proceso? Tener mas tiempo te sirvió para avanzar o el trabajo ya estaba en fase final cuando te pilló el confinamiento?

Justo cuando empezó el confinamiento me escribió El Volcán, eso fue que todo el proceso de composición se acelerara y la mayoría de las canciones las compuse durante la pandemia. El tener tanto tiempo y gente detrás que respaldara el proyecto me ayudó a terminar las canciones. 

Como comentabas, en la producción te has ayudado de Sergio Perez (Svper, Thelematicos) ¿cómo llegaste a el y cómo fue el proceso de trabajo?

Cuando entré al sello les propuse tener a un co-productor y mezclador y ellos me hablaron de él. Trabajar con él ha sido una experiencia de aprendizaje tremenda, porque no solo me ha mezclado las canciones y grabado las voces sino que me ha asesorado en la parte de producción del disco.

El disco es un compendio de pop, tecnopop, italo disco… Incluso incorporas saxofón, un instrumento vilipendiado durante años. Has pasado de hacer canciones cercanas a lo que se ha etiquetado como ‘bedroom pop’ a algo diametralmente opuesto.

¿Has escuchado nueva música en los últimos tiempos que te haya hecho replantear tus composiciones?Ahora estás mas cerca de por ejemplo La Casa Azul que de Casiotone for the painfull alone, como decía tu primera nota de prensa. Qué grupos dirías que te han influenciado a la hora de componer este disco.

La verdad es que tampoco tenía intención de sonar a nada en concreto, me iba dejando llevar mientras componía e iba llegando poco a poco a un lugar u a otro. Sí que es verdad que en este disco tenía referencias más claras, como el synthpop ochentero, el city pop o el electropop chileno. 

A los que nos gusta comprar vinilos, entre otras razones por el arte, el disco nos entra por los ojos con esa portada de Beatriz Lobo  ¿Conocías su trabajo? ¿Le diste alguna indicación?

Conocía su trabajo y para mí ha sido un honor enorme que hiciera el arte de mi disco. Admiro mucho su obra y creo que entendió desde el principio las directrices que le di y estoy muy contenta con el resultado. 

Desde hace unos meses formas parte de El Volcán, sello de gente tan destacada como Joe Crepusculo ¿Cómo llegas a ellos?

Kiko Sumillera, mi manager, me escribió hace un año proponiéndome sacar un LP con ellos y acepté la propuesta. El catálogo que tienen me parece fascinante y me gusta mucho la visión que tienen de la música y la industria. 

Precisamente acabas de presentar el disco en Madrid y este viernes 11 lo harás en Barcelona en la sala Almo2bar. ¿Qué nos podemos encontrar en tus conciertos? ¿Tienes mas planes que nos puedas contar?

Mis conciertos serán un viaje completo por la Ciudad de las dos lunas: solo yo con mis sintes y acompañada de Julián Álvarez, mi saxofonista. De momento mis planes son presentar el disco y empezar a idear el siguiente.