Ahora regresan como Charades a secas desde el sello BCore con “En ningún lugar“, excelente colección de canciones llenas de frescura, de buen pop y power-pop y de iluminadas melodías. “En ningún lugar” es seguramente un trabajo menos crudo que su antecesor, estando The Byrds, Love o Beachwood Sparks más cercanos ahora como influencias. No descuidan un ápice sus letras cantadas en castellano, desmarcándose del inglés de su anterior trabajo. Canciones brillantes, sencillas y burbujeantes ante las que no se hace difícil sucumbir ya en una primera escucha. Temas como “Siete” (el hit del disco), “La máquina del tiempo“, “La carta“, “El barco de Eric“, “En ningún lugar“, “Rozando la suerte” o “Un día en Brighton”  son suficientes para darse uno cuenta que Charades enfilan una trayectoria que promete muy buenos momentos.