Hablar de Alan Vega, es hablar de vanguardismo. El artista norteamericano fue todo un visionario, y junto a Martin Rev creó Suicide, el dúo que sirvió de influencia a buena parte del noise-rock y la electrónica de los 80 y 90. Porque sí, fueron pioneros en fusionar la crudeza de las guitarras con las cajas de ritmos y los sintetizadores. De ahí que la lista de ilustres nombres que los veneran sea tan variopinta. Pero Vega también fue un creador incansable, y hasta el día de su muerte, en 2016, estuvo haciendo música. Por eso no resulta extraño que ahora aparezca un disco perdido que grabó junto a Liz Lamere, la que fue su mujer y colaboradora, allá por mediados de los 90. Unas cintas que encontraron la propia Lamere y Jared Artur, del grupo The Vacant Lost, y amigo íntimo de Vega. Juntos, las han pulido y mezclado, y han dado con ‘Mutator’, el primero de una serie de discos inéditos de Alan Vega que publicará el sello Sacred Bones. 

La primera muestra que nos enseñan de ‘Mutator’ es ‘Nike Soldier’. Y no defrauda, porque estamos ante un sintético corte oscuro, y algo claustrofóbico, que es puro Alan Vega. Esto es lo que comenta Jared Artur de la canción:

“Trabajando en este álbum me sorprendían la intensidad y el poder crudo de la habilidad de Alan de transformar el sonido y ofrecer inimitables interpretaciones vocales en una sola toma. “Nike Soldier” es un gran ejemplo de los instintos sin paralelismo de Alan.” 

Mutator’ se pondrá a la venta el próximo 23 de abril vía Sacred Bones.